Uruguay: Conductores de ómnibus podrán bajar a quien no use tapabocas y llamar al 911 si se niega

0

La Intendencia de Montevideo analiza varias medidas para el transporte colectivo capitalino tras hallarse rastras de SARS-CoV2 en 10 de 69 unidades que fueron inspeccionadas.

La intendenta de Montevideo Carolina Cosse resolvió modificar una resolución emitida el 13 de mayo de este año, para permitir que los conductores y los guardas de los ómnibus exijan a las personas que no usen tapabocas que se bajen de la unidad.

En caso de que el pasajero no use la mascarilla o lo haga de forma incorrecta, el conductor o guarda deberá, en primer lugar, solicitar su correcto uso. En caso de que la persona haga caso omiso, el personal de la unidad estará habilitado a exigir el descenso del ómnibus por incumplir la medida.

Si aún así la persona se niega a bajar, entonces se deberá detener el ómnibus y se comunicará la situación tanto al 911 como a la empresa operadora, que deberá enviar una inspección el sitio, según indica la modificación de la resolución.

El recorrido solo se reanudará en el momento en que todas las personas se encuentren con la protección y todas aquellas que se nieguen a usarla desciendan de la unidad.

Por otra parte, Intendencia de Montevideo recomendó no utilizar los ómnibus tras hallarse rastras de SARS-CoV2 en 10 de 69 unidades que fueron inspeccionadas. La administración municipal analiza la forma en la que subsidiará a las empresas, a las que además les exigirá a partir de hoy colocar el 100% de sus flotas en las calles para evitar, en lo posible, aglomeraciones en las unidades. También anunció el incremento de las inspecciones y fuertes sanciones ante faltas u omisiones en la sanitización de la flota. Y estudiará otras medidas para descomprimir el transporte colectivo, como dejar de cobrar en la zona de estacionamiento tarifado.

“Quiero pedirle a la población que se mueva lo imprescindible; que lo que pueda suspender, prorrogar o dilatar, lo haga”, advirtió la intendenta.

Estos anuncios fueron realizados ayer luego de que se detectara que el 14,4% de las unidades analizadas registró presencia de SARS-CoV2, según un informe del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable. Cosse dijo que recibió el estudio el domingo y que durante todo el día estuvo trabajando con varias autoridades de la intendencia para definir los pasos a seguir.

En este sentido, se resolvió adoptar distintas medidas. La primera es pedirles a las compañías de transporte que revisen y refuercen sus procesos de sanitización, según un protocolo unificado, bajo apercibimiento de sanciones ante incumplimientos. Además, la IMM pretende solicitar a las empresas los comprobantes de compra de amonio cuaternario. Por otra parte, la sanitización será auditada por diversos mecanismos. “En particular, vamos a seguir monitoreando las unidades con la ayuda del Instituto Clemente Estable, de forma aleatoria”, indicó Cosse.

A su vez, se sacó ayer una resolución en la que se habilita al personal de plataforma de las unidades a exigir a los pasajeros el uso obligatorio del tapabocas en todos los trayectos. Hace varios meses, cuando se comenzó a solicitar el uso de la mascarilla en los ómnibus, los trabajadores del sector y las empresas aclararon que la potestad del control era de la intendencia.

El director de Movilidad de la comuna, Pablo Inthamoussu, dijo que hasta el momento no ha sido necesario aplicar ninguna multa por el no uso del tapabocas en el sistema de transporte.

Asimismo, será obligatorio para las empresas la instalación de dispensadores de alcohol en gel en las unidades.

Por último, la IMM exigió a las permisarias de transporte que comiencen inmediatamente el proceso para poner en operación el 100% de la flota. El plan es así disminuir la cantidad de pasajeros por unidad. Actualmente, estimó Cosse, están circulando entre el 80% y el 90% de los transportes.

Más allá de todas estas medidas, y en consonancia con los pedidos del gobierno nacional, Cosse exhortó a la población a tratar de utilizar medios alternativos como la bicicleta o “los autos de las empresas” para las que se trabaja.

Ayuda económica.

El director de Recursos Financieros de la comuna, Mauricio Zunino, anticipó que las empresas serán subsidiadas. “Cualquier incremento de oferta del sistema de transporte, sin que se tenga un crecimiento de la demanda -como estamos imponiendo hoy- implica que tendrá que generarse un mecanismo de transferencia para poder mantenerlo. Por lo tanto, estamos estudiando la posibilidad de incrementar el sistema de subsidios que la intendencia brinda a los efectos de poder mantener el sistema con el 100% de la flota”, indicó.

En tanto, Inthamoussu dijo a El País que no se descarta dejar de cobrar en la zona del parking tarifado.

“Es una medida que no está resuelta, pero que tampoco está descartada. A la luz de lo que va surgiendo, en forma dinámica, la intendencia está tomado medidas. Y me animo a decir que va a ser el procedimiento que vamos a seguir. Cuando veamos que son necesarias medidas de ese tipo, obviamente que se adoptarán”, señaló.

El director de Movilidad Urbana informó que desde la solicitud del presidente Luis Lacalle Pou de bajar el aforo de los ómnibus interdepartamentales al 50% -lo que sucedió el miércoles y empezó a correr a partir de ayer- hubo un descenso del 70% al 60% en la venta de boletos, respecto a la semana previa al inicio de la pandemia.

 

Informe coincide con el aumento de casos

El informe del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable que usó la IMM como base para las nuevas medidas, refiere a pruebas tomadas en lo que va del mes de diciembre. Ya se había hecho un análisis antes, pero no se habían encontrados rastras del virus.

“Los resultados del monitoreo ambiental de material genético derivado de SARS-CoV-2 de diciembre 2020 muestran que el 14,5% de los vehículos analizados tenía material genético detectable en las superficies que están en contacto directo con los pasajeros, antes de la limpieza de rutina. Este resultado concuerda con el aumento en el número de casos detectados en la población al día de la fecha de este estudio, ya que en el monitoreo anterior, de similar dimensión, no fue posible detectar presencia de material genético antes de la limpieza de los ómnibus”, señala el documento.

“Es importante dar cuenta de que la detección de material genético viral en el ambiente es un indicador de la presencia previa de partículas virales, pero no brinda información acerca de su infectividad”, aclara.

El diseño de este estudio se basó en la evaluación de los datos de movilidad provistos por el Sistema de Transporte Metropolitano (STM) para determinar la frecuencia de pasajeros, las líneas de ómnibus más utilizadas y los horarios pico.

Con esa información se generó una estrategia de trabajo que permitiera obtener muestras de un número de ómnibus por el cual hubieran transitado aproximadamente 10.000 pasajeros. Esto implicó tomar muestras de 16 líneas y varios vehículos por línea, sumando un total de 69 ómnibus.

Paralelamente, se realizaron ensayos empleando material genético control (MGC) totalmente inocuo para determinar la eficiencia de los protocolos de limpieza. En esta etapa se evaluaron únicamente dos unidades, en las que se hallaron problemas.

 

Fuente:

El País

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here