Santa Cruz: El intendente no quiere renovar contrato y los colectivos no pueden ingresar y llegan solo hasta la ruta

0

Talka presta servicio interurbano hasta la ruta, pero no puede ingresar a 28 de Noviembre . Este tramo lo abona la Provincia, pero el Intendente no quiere firmar el contrato urbano. La Comuna además le adeuda meses del año pasado en los cuales no hubo colectivos por la pandemia, pero que sí pagó Río Turbio, municipio con el que la empresa renovó el contrato. Transporte de la provincia viajaría para destrabar el conflicto.

La empresa de transporte no puede brindar el servicio de colectivos urbano e interurbano en 28 de Noviembre porque el intendente Fernando Españón no quiere firmar el contrato, que la misma empresa ya rubricó con Río Turbio.

Es que los colectivos hacen el recorrido en cada una de las comunas pero también une a ambas.

Desde 28 de Noviembre a Río Turbio viajaban antes de la pandemia cerca de 700 personas y la mayoría lo hacía por cuestiones laborales.

“Es de público conocimiento que si entro a 28 de Noviembre sin contrato ni convenio, es ilegal, no puedo hacerlo. Si ingreso y algo llega a pasar dentro de la ciudad, un accidente, nada me respalda”, dijo a TiempoSur Daniel Torres, administrador general de Talka.

El 9 de octubre de 2019 Talka se hizo cargo del servicio de transporte urbano e interurbano de Río Turbio y 28 de Noviembre. Ambas localidades pudieron continuar con el servicio que desde hace 20 años prestan, aunque en el medio hubo aportes del Gobierno provincial, el cual  de forma exclusiva creó un instrumento legal para hacerse cargo de la mayoría de los costos, como informó TiempoSur en su momento.

Talka arribó a la Cuenca luego de que Kanemi, la empresa que estaba originalmente a cargo de los colectivos, adujo el aumento de los costos de mantenimiento.

Pero esto ya había sido planteado en enero de ese año por parte de Kanemi y allí fue cuando la Provincia se hizo cargo del subsidio que otorgaba Nación (que para Santa Cruz solo se destinaban poco más de 97 mil pesos). Las municipalidades acordaron por su cuenta pagar 100 mil pesos cada una (además de los 350 mil que aportó Provincia).

Kanemi solicitó aumentar el pago a 900 mil pesos debido a la suba de combustibles y salarios de choferes de las tres unidades.

La Provincia le solicitó documentación para validar estos datos, pero en la reunión del 6 de octubre Kanemi informó que no iba a continuar y se le ofreció que lo haga, aunque para esto, además de aumentar lo que pagaba la Provincia también debían hacerlo los que no estuvieron de acuerdo.

De este modo, Talka fue la mejor opción.

 

NO SE FIRMÓ

En 2020, contó Torres, se firmó el contrato el 1 de mayo y finalizó el 31 de diciembre. “A partir del 1 de enero debía firmar de nuevo para el 2021, pero estuve tratando de hablar con el Intendente y no me atendió por X motivo y siempre me derivaba al Secretario de Gobierno”, precisó.

El Secretario de Gobierno le comunicó que “no iba a firmar el contrato hasta que no empiecen las clases”. “Tengo la ruta cortada y no puedo pasar a 28 de Noviembre. Estoy parado desde hace un mes. Acordé con las autoridades de Río Turbio, pero no con 28 de Noviembre que cerró el ingreso y no sabemos cuándo lo van a abrir, pero esto no me lo notificaron nunca y como representante de la empresa, deberían habérmelo informado. Debo ir a la Municipalidad y dar vueltas hasta que se dignen a atenderme y darme información”, advirtió.

La empresa realizaba el recorrido Río Turbio-Julia Dufour, luego hacía 28 de Noviembre, recorría los barrios altos y finalizaba en la terminal de ómnibus.

Como no existe contrato vigente, las unidades ahora solo llegan hasta la Ruta 40, frente a la terminal.

Al mismo tiempo, Torres recordó que la comuna de 28 de Noviembre no le quiere pagar por el tramo del 2 de agosto al 2 de noviembre, que por la pandemia, el servicio no se pudo concretar. Pero Río Turbio sí pagó.

“Fue culpa de la pandemia, no fue culpa nuestra. Cerraron la ruta y no podía mover ningún colectivo y me debía ajustar a esas determinaciones”, precisó y agregó que “el problema” comenzó “con la gestión” de Españón.

 

A GRITOS

Torres añadió que los usuarios “piden a gritos” que el servicio retorne, básicamente porque muchos residentes, que trabajan el “día a día”, utilizan el colectivo para trabajar en Río Turbio.

“No tengo en nada en contra de los remisses, pero un remisse de 28 a Turbio vale entre 800 y 1000 pesos, y el que trabaja cobra cerca de 1110 al día, y directamente no le queda nada para llevar a su casa”, precisó. En este grupo, se incluyen albañiles, electricistas, gasistas.

El boleto urbano en ambas localidades cuesta 30 pesos, 40 pesos en el caso de querer viajar de Río Turbio a Julia Dufour, y 60 pesos desde 28 de Noviembre a Río Turbio o viceversa.

La empresa se comunicó con el secretario de Transporte, Rolando Davena. “Me dijeron que el Intendente no puede pagar el servicio y que ese dinero lo destinará a otra cosa”, relató.

Davena viajaría a 28 de Noviembre la próxima semana para “conversar y ver cuál es el problema”.

Con la situación actual, Torres advirtió que no existen empresas que quieran brindar el servicio. “Nos ofrecieron y se invirtió en el servicio y desde mi punto de vista era un buen servicio. Pero no se qué problema tiene este señor con la empresa. Quiere que nos vayamos, pero el contrato interurbano lo hizo Transporte provincial”, resaltó.

La empresa aguardará que las gestiones de Transporte de la provincia “solucionen” el problema.

“Si no tenemos respuesta nos tendremos que ir y solo prestaremos servicio interurbano que paga la provincia pero hasta la ruta”, vertió.

 

Fuente:

Tiempo Sur

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here