Rosario: El municipio reforzará el control de la ventilación en el transporte público, bares y restaurantes

0

Aunque baje la temperatura, colectivos y taxis y espacios gastronómicos deben mantener las ventanas, al menos semiabiertas, por protocolo contra Covid-19

Llegó el otoño y con él, el contragolpe de la coronavirus con más infecciones en la ciudad y el país entero. También llegaron las recomendaciones científicas que señalan como lo más importante airear los ambientes para evitar los contagios. Y si eso no fuera suficiente, el intendente del municipio Pablo Javkin anunció y aconsejó: “Vamos a concientizar y a profundizar ese aspecto del protocolo. Entramos en una etapa donde hay que cuidarse más. Usar el barbijo y ventilar. Queremos pedirle a la gente que abra las ventanillas en los colectivos y que si entra a un lugar se fije si hay ventilación”.

Las palabras del primer mandatario de la ciudad vienen a tono tras un fin de semana en que La Capital constató que muchos restaurantes y bares por la zona de Pichincha, Pellegrini y el macrocentro se mostraron atestados de público dentro de los locales, ya que el tiempo destemplado y hasta frío impedía ocupar mesas al aire libre en las veredas.

Algo similar ocurrió en el servicio público, donde ya se registraron algunas discusiones entre pasajeros y choferes. Están quienes se quejan del frío pero los conductores, tanto de colectivos como de taxis, tienen la obligación de llevar las ventanas al menos semiabiertas para que se ventilen los vehículos, tal como viene recomendando un grupo de 17 investigadores locales. Desde el verano, tanto profesionales de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) como del Conicet, nucleados en Ciencia Rosarina contra el Coronavirus, reiteran que hoy por hoy es más probable el contagio de Covid por vía aérea que desde objetos contaminados.

Se trata de un equipo de físicos, ingenieros, médicos, químicos, biotecnólogos y arquitectos que apuntaron a que los protocolos refuercen la necesidad de ventilar y medir la cantidad del aire más que enfocarse en limpiar las superficies. Sostienen que si bien es importante lavarse las manos “es mucho más probable la transmisión se dé a través del aire que de algo contaminado”.

En marzo de 2020, cuando comenzó la pandemia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) había comunicado que la principal vía de contagio era a través de las gotas que salen despedidas de bocas y narices cuando se estornuda o tose, por eso las medidas de prevención se enfocaron en la distancia de dos metros, la limpieza de manos y superficies que podrían estar contaminadas. Y en los países occidentales se tardó en incorporar el uso masivo de barbijo, pero con el paso del tiempo la evidencia de los contagios por los aerosoles (partículas suspendidas en el aire al hablar, gritar, cantar o simplemente respirar) pasó a tener preponderancia. Por eso la comunidad científica acordó a partir de octubre pasado remarcar con énfasis la importancia de ventilar los espacios cerrados.

Sin embargo, en muchos países como la Argentina, los protocolos todavía no se habían ajustado los protocolos en este aspecto hasta este mes en que el Ministerio de Salud de la Nación emitió una guía donde también reconoce la peligrosidad de los aerosoles.

Si bien la ciencia no descarta la posibilidad de infectarse a través de una superficie, la mayor probabilidad es a través de la vía aérea, es decir, si una persona inhala estas gotas suspendidas en el aire que haya despedido una persona infectada.

Entonces, a las medidas ya incorporadas hace un año como distancia de dos metros, uso de barbijo bien ajustado sobre la nariz y boca e higiene de manos, hay que agregar la ventilación de los espacios y la renovación del aire porque se complementan al momento de reducir significativamente el riesgo de contagio.

Servicio público y bares

Previo al inicio de clases se reforzó el servicio público de colectivos con 103 unidades más que en enero, “lo que redundó en una mejora del 22 por ciento de las frecuencias, sostienen desde prensa del municipio”. Ahora bien, cuando se retiró el otoño y llovió bajaron las temperaturas en pocos días y eso afectó la convivencia entre pasajeros y choferes. “¿Se abren las ventanillas o no?”, es la pregunta.

“La recomendación sigue siendo ventilar, así que los colectivos deben ir con las ventanas abiertas: no es necesario que lo estén de par en par, pero si lo suficiente para que se renueve la circulación del aire constantemente y en todo el recorrido. Tenemos inspectores controlando pero los pasajeros lo deben internalizar: no deben abrirse en el centro y cerrase en otros tramos, las ventanillas deben estar siempre abiertas en este contexto de pandemia“, dijeron a este diario fuentes de la secretaría de Movilidad del municipio.

En el mismo sentido, desde la secretaría de Control del municipio, aseguraron que se vienen controlando los comercios. “Pero estas semanas vamos a intensificar los controles ya que no estamos en verano cuando se podían mantener las puertas abiertas, es complejo, lo sabemos pero está la salud y la vida en juego“, advirtieron.

 

Fuente:

La Capital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here