Las restricciones en el transporte público: llegó el frío y la ventilación empieza a convertirse en una trampa

0

Falta un mes y medio para el invierno y pareciera que los pasajeros ya tienen que elegir si enfermarse por el virus o por las bajas temperaturas. Trenes llenos y protocolos que no se cumplen.

El reloj marcó las 06:00 AM. El movimiento de gente en la estación de trenes de Moreno genera la sensación de que las restricciones no son tan estrictas como parecen. La temperatura pronosticada para hoy era de 10°C y las ráfagas de viento hicieron que el frío fuese más difícil de soportar. Se formaron conglomeraciones en los molinetes por los controles de los oficiales de la Policía Federal que revisaban que cada persona tenga el permiso correspondiente para viajar. El destino era Once.

Uno de los tantos pedidos de prevención contra el COVID-19 es la ventilación en los sistemas de transporte público. Pero de a poco se adentra el frío y pareciera que los pasajeros tienen que elegir si enfermarse por el virus o por las bajas temperaturas. Falta más de un mes y medio para que comience el invierno y ya comenzó a vivirse esta problemática.

Según las medidas de reglamentación, todos los que elijan viajar por esta vía tienen que revertir su asiento. De otra manera, no pueden hacerlo. De ser así no habría grandes problemas en lo que respecta a los contagios. Sin embargo, y como era de esperar, esto no se cumple.

Protocolos que no se cumplen

En el momento en que salió el tren la gran mayoría ocupaba una butaca, pero cuando la formación llegó a la estación de Merlo los vagones comenzaron a llenarse y los lugares reservados por los pasajeros están en el piso. La gente con la que hablé admite que la turba es algo de todos los días, incluso los fines de semana. “En el tren viajamos como chanchos”, resume una pasajera. “De 100, controlan a tres”, agrega un joven.

La gran mayoría, por no decir todos, viajan a su trabajo. No les queda otra que optar por este sistema de transporte porque sus empleadores no pueden propiciarles viajes privados.

Mientras más nos acercábamos a Once, mayor era la cantidad de personas arriba del tren. La dificultad para movernos hizo que fuese casi imposible hablar con los pasajeros. Algunos optan por dormir un rato más y lo hacen como pueden, a pesar del frío. Hoy, el Ministerio de Salud reportó 26.238 nuevos casos y 412 muertes por coronavirus en 24 horas. Ya superamos ampliamente los 3 millones de contagios, las restricciones siguen siendo las mismas y la gente necesita llegar a su trabajo. Para mañana pronostican una temperatura mínima de 6°C, las ventanillas se mantendrán abiertas y la gente seguirá viajando como puede.

 

Fuente:

Telenoche

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here