Un proyecto prohíbe escuchar música sin tener auriculares en transportes públicos

0

El objetivo es “salvaguardar el derecho a la salud de las personas en un sentido amplio”, que es el motivo que impulsó al legislador Armando Traferri para presentar la medida

Con el objetivo de “salvaguardar el derecho a la salud de las personas en un sentido amplio”, la Cámara de Senadores dio media sanción al proyecto que prohíbe en todos los medios de transporte público de pasajeros del territorio provincial “el uso de reproductores de música de cualquier tipo sin dispositivos que permitan ser escuchados únicamente por el portador”, que presentó el legislador del Nuevo Espacio Santafesino (NES) Armando Traferri. La iniciativa establece, además, que “en el caso de los conductores la prohibición es absoluta”.

“Tuvimos la oportunidad de conocer la problemática que se genera en los medios de transporte público de pasajeros en virtud de la utilización desmedida e irracional de los teléfonos celulares y otras clases de dispositivos reproductores de música por parte de los pasajeros, como asimismo de parte de los conductores”, explicó el presidente del bloque Juan Domingo Perón sobre su iniciativa, que ahora pasará para su análisis a la Cámara de Diputados.

El senador justicialista indicó que “es una práctica corriente la utilización de estos instrumentos de tal forma que alteran el normal desenvolvimiento en un viaje”.

“Estamos convencidos de que la sanción de la norma traerá aparejado un beneficio sustancial en la salud física y mental de los usuarios de medios de transporte público de pasajeros, a la vez que contribuirá a evitar situaciones que puedan irritar o generar malestar en los mencionados usuarios, previniendo supuestos momentos de violencia”, evaluó Traferri.

El texto establece que “la prohibición respecto de los conductores tiene por objeto no solo generar el ejemplo para los pasajeros, sino también mejorar cualitativamente la conducción de los medios de transporte público de pasajeros, evitando siniestros causados por la propia negligencia humana”.

“Somos conscientes que la vida en sociedad exige que el Estado reglamente el ejercicio de los derechos individuales para hacerlos compatibles al interés general”, finalizó.

 

Fuente:

La Capital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here