Los diez años del Metrobus porteño, el sistema que cambió la manera de viajar en la Ciudad

0

El primero fue el de Juan B. Justo, la prueba piloto antes del de la 9 de Julio. Hoy los carriles exclusivos para colectivos suman 62,5 km y hay planes para hacer más.

#BigDataBus: 5 Datos sobre el Metrobus Juan B. Justo

La obra duró siete meses y los vecinos la odiaron. Los automovilistas, más. La avenida Juan B. Justo se redujo a un carril por mano mientras construían un corredor central exclusivo para colectivos. Más adelante sólo quedarían dos carriles en cada sentido para los autos. Pero después de la inauguración, que fue el 31 de mayo de 2011, los pasajeros del transporte público se entusiasmaron. El trayecto entre Liniers y Palermo duraba 33 minutos en vez de 50. Así, hace diez años nacía una nueva manera de viajar en la Ciudad de Buenos Aires: el Metrobus.

El de Juan B. Justo fue el primero y lo estrenó un colectivo de la línea 166. Aquel día, Clarín tomó testimonios. “Es muy cómodo tener la parada elevada, así no tengo que trepar desde el cordón”, observó Adriana Díaz.

Las hermanas Alicia y Elisa Manuso contaron que ya habían visto “las inauguraciones del trolebús y del entubado del Maldonado”. Y esta vez eran testigos del surgimiento del Metrobus porteño. “Esperamos que cambie la forma de viajar, aunque de por sí ya es más cómodo”, opinaron.

El 31 de mayo de 2011 los porteños descubrieron una nueva manera de viajar. Foto Pepe Mateos

Hoy, el Metrobus cuenta con 8 corredores en la Ciudad, que suman 62,5 kilómetros de extensión: Juan B. Justo, 9 de Julio, Sur, Norte, Norte II, Autopista 25 de Mayo, San Martín y Del Bajo. En este último, en septiembre arrancará la construcción de 1,9 kilómetro más.

Según el Gobierno porteño, el sistema mejoró la experiencia de viaje de 1.6 millón de usuarios de 92 líneas de colectivo.

El modelo del Metrobus, además, fue copiado en varios municipios del conurbano bonaerense. Vicente López, San Martín, La Matanza, Morón, Quilmes y Florencio Varela tienen los suyos, dos de los cuales se conectan con los de Capital.

“El balance es positivo. Estuvo bien empezar en un lugar no tan conflictivo y sin tanta congestión, como la avenida Juan B. Justo. Fue la prueba piloto. Después, el de la 9 de Julio tuvo mucha visibilidad. Y la agente adoptó al Metrobus“, evalúa hoy el arquitecto y urbanista Andrés Borthagaray, director para America Latina del Institute pour la Ville en Mouvement.

El urbanista destaca que el modelo Metrobus sirvió para mostrar que con cambios que no significaban grandes inversiones, se podía mejorar la movilidad cotidiana. “Fue un cambio en un sistema muy estancado. Un aporte que debe integrarse en una estrategia de movilidad metropolitana, donde la prioridad de circulación de los colectivos debería tener muchos más kilómetros que hoy. Lo pondría en un plan junto a su articulación con el ferrocarril y un subte en expansión”, dice Borthagaray.

El origen del proyecto

El proyecto empezó en 2008, cuando Mauricio Macri era jefe de Gobierno de la Ciudad y estaba claro que no podría cumplir con los 10 kilómetros nuevos de subte por año prometidos en campaña. La inspiración llegó del Transmilenio de Bogotá, un sistema de bus de tránsito rápido o, por sus siglas en inglés, BRT. Y del primer Metrobus del mundo, el de Curitiba, Brasil, implementado en los años 70. Su creador, Jaime Lerner, murió el jueves pasado.

En 2009, Macri creó la subsecretaría de Transporte en el ámbito porteño, que puso en manos de Guillermo Dietrich y el plan se puso en marcha. La obra del Metrobus de Juan B. Justo empezó en octubre de 2010.

“Conceptualmente, es como un subte pero sobre el asfalto. De hecho, la velocidad de circulación es la misma: 24 kilómetros por hora”, comparó en aquel momento Dietrich.

“El Metrobus es un complemento del subte y no un sustituto“, diferencia Borthagaray, mientras hace el balance de estos diez años.

Uno de los desafíos cuando todo empezó era educar a los automovilistas para que no invadieran ni obstruyeran los carriles del Metrobus, que en Juan B. Justo estaban reservados para siete líneas de colectivo. También, para que tuvieran en cuenta que sólo podrían girar a la izquierda en cuatro calles a lo largo de una traza de 12 kilómetros que, con el tiempo, sumaría 23 paradores.

La estación Córdoba, una de las dos últimas inauguradas para el Metrobus Juan B. Justo, después de la demolición del Puente de la Reconquista. Foto Lucía Merle

Aunque la pandemia modificó las cifras, en tiempos normales el Metrobus Juan B. Justo beneficia a 150 mil pasajeros. El 40%, hace el viaje de punta a punta entre Pacífico y la estación Liniers.

El resistido cambio en la 9 de Julio

La experiencia de Juan B. Justo funcionó y, en 2012, se anunció que se haría otro Metrobus que modificaría la fisonomía de la avenida 9 de Julio. La obra empezó en enero de 2013 y estalló la polémica, porque había que extraer y relocalizar 350 árboles.

“Están haciendo un mamarracho. Un adefesio. Con el talado de árboles centenarios va a haber una cosa antiestética en el medio de la 9 de Julio”, se quejó en aquel entonces un vecino, en medio de un corte de la avenida realizado por gente indignada.

Hasta la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner cuestionó: “Los árboles no se tocan, son sagrados. Por lo menos acá, en El Calafate, sobre mi cadáver”, dijo en un acto en su ciudad.

La polémica terminó en la Justicia, que finalmente habilitó la continuidad de las obras siempre y cuando se evitara “afectar espacios verdes”. Lo cierto es que las plazoletas centrales de la 9 de Julio desaparecieron para abrirle paso a Metrobus.

Lo inauguraron el 24 de julio de 2013. Y ya no hubo dudas: un viaje que antes demoraba 40 minutos empezó a llevar no más de 17 . En diciembre, eso sí, perdió una “carrera” contra Usain Bolt. El atleta jamaiquino se enfrentó contra Néstor, un chofer de la línea 59, y le ganó sin transpirar.

Más allá de esa “derrota”, los colectivos ya no tuvieron que volver a circular casi a paso de hombre entre el tránsito infernal Bernardo de Irigoyen, Carlos Pellegrini, Cerrito, Lima, Maipú, Esmeralda o Suipacha. En cambio, fluyeron por sus carriles exclusivos. Esto también alivió el tránsito de autos particulares de las paralelas.

Más allá de esa “derrota”, los colectivos ya no tuvieron que volver a circular casi a paso de hombre entre el tránsito infernal Bernardo de Irigoyen, Carlos Pellegrini, Cerrito, Lima, Maipú, Esmeralda o Suipacha. En cambio, fluyeron por sus carriles exclusivos. Esto también alivió el tránsito de autos particulares de las paralelas.

“Es raro, pero te acostumbrás. Para los que esperábamos sobre Maipú, apretados en las veredas y con los autos encima, es otra cosa”, evaluó Jorge el día del estreno.

Hoy ya no es raro. El Metrobus de la 9 de Julio forma parte del paisaje de la avenida, como si hubiera estado siempre. Y en junio de 2017 recibió el premio al Mejor Logro de Transporte de ese año, entregado durante el Foro Internacional de Transporte (FIT).

El entonces presidente Mauricio Macri en la inauguración del Metrobus 9 de Julio, el 24 de julio de 2013. Foto María Eugenia Cerutti

“El Metrobus de la 9 de Julio era el plan B -recuerda el el urbanista Andrés Borthagaray-. El original era un proyecto de túneles viales por debajo de la avenida que hasta se llegó a licitar. Pero este otro plan era más barato y tenía menos impacto ambiental”.

Por otra parte, en la 9 de Julio ya existía el subte C, pero el Metrobus ayudó a aliviar sus atestadas formaciones.

“En la 9 de Julio el Metrobus funcionó bien: bajaron los tiempos por la prioridad en la circulación de los colectivos y mejoró la accesibilidad de las paradas -afirma Borthagaray-. En  cambio, en las avenidas de menos tráfico no cambia nada hacer carriles de Metrobus. Tampoco donde hace falta llevar flujos mayores de gente. Pero el sistema es una solución en las avenidas más congestionadas“.

Lo que se viene

Hasta marzo de 2020, el mes en que estalló la pandemia, el Gobierno porteño estudiaba hacer tres corredores de Metrobus nuevos: uno en la avenida Directorio, otro en Juan Bautista Alberdi y uno más transversal. Por ahora, todo eso está en suspenso.

Lo que sí se reactivará este año es la segunda etapa del Metrobus del Bajo, que consiste en su extensión hasta La Boca. Se trata de 1,9 kilómetro sobre las avenidas Paseo Colón y Almirante Brown, entre Independencia y Wenceslao Villafañe.

Por este corredor circularán 19 líneas de colectivo (4, 8, 25, 29, 33, 53, 61, 62, 64, 74, 86, 93, 129, 130, 143, 152, 159, 168 y 195) que, en tiempos normales, movilizan a cerca de 250 mil pasajeros por día. Según la Secretaría de Transporte de la Ciudad, la reducción en el tiempo de viaje será del 30%.

El primer tramo de este Metrobus fue inaugurado en junio de 2017, sobre Alem y Paseo Colón, entre avenida Independencia y Retiro.

La obra en calzada para extenderlo empezará en septiembre y, según fuentes de la Secretaría de Transporte de la Ciudad, estará terminada a principios de 2023. Incluye el corrimiento de interferencias y el avance sobre las veredas para ensanchar la avenida. Algo necesario para construir los carriles exclusivos para colectivos.

Para poder realizar ese ensanche, demoliciones mediante, Transporte tuvo que ir llegando a acuerdos con ocupantes, propietarios e instituciones de cada edificio ubicado a lo largo de la traza.

“Actualmente se está realizando la demolición parcial del edificio de Vialidad en avenida Almirante Brown y Pilcomayo y resta avanzar con la demolición del edificio donde funcionaba la Escuela Taller del Casco Histórico, que fue reubicada en Adolfo Alsina 963″, dice un informe de la Secretaría de Transporte porteña.

Según detallaron, la obra en el edificio de Vialidad finalizará el 2 de julio. En cambio, la demolición de la Escuela Taller del Casco Histórico, ubicada en Paseo Colón y Brasil, aún no comenzó. La Justicia en lo Contencioso Administrativo de la Ciudad frenó su demolición a fines de 2019 y, en julio de 2020, también frenó su mudanza. Actuó a raíz de un amparo presentado por el Observatorio del Derecho a la Ciudad. Ahora el Gobierno porteño espera la resolución judicial para poder avanzar con la obra.

Una vez terminados los trabajos en la calzada, en la etapa final de la extensión del Metrobus del Bajo se construirán 16 paradores en el centro de las avenidas Paseo Colón y Almirante Brown.

Los ocho corredores de Metrobus de la Ciudad

Metrobus Juan B. Justo

  • Inauguración: 31 de mayo de 2011
  • Extensión: 12 kilómetros con 23 paradores, entre Palermo y Liniers.
  • 7 líneas de colectivo: 166 de punta a punta, 34, 53, 99, 109, 110 y 172.
  • Pasajeros beneficiados: 150.000
  • Reducción del tiempo de viaje: 40%

Metrobus 9 de Julio

  • Inauguración; 24 de julio de 2013
  • Extensión: 3 kilómetros con 17 paradores, entre San Juan y Arroyo.
  • 12 líneas de colectivo: 9, 10, 17, 39, 45, 59, 67, 70, 91, 98, 100 y 129.
  • Pasajeros beneficiados: 255.000
  • Reducción del tiempo de viaje: 50%

Metrobus Sur

  • Inauguración: 14 de agosto de 2013
  • Extensión: 23 kilómetros con 37 paradores. Tiene dos ramales entre Constitución y Puente La Noria (Coronel Roca y Fernández de la Cruz).
  • 23 líneas de colectivo: 4, 6, 23, 28, 32, 36, 46, 47, 75, 76, 91, 97, 101, 114, 115, 117, 128, 141, 143, 150, 160, 165 y 188.
  • Pasajeros beneficiados: 250.000
  • Reducción del tiempo de viaje: 20%

Metrobus Norte

  • Inauguración: 17 de junio de 2015
  • Extensión: 5 kilómetros, de los que 2.7 corren por avenida Cabildo, desde Congreso de Tucumán hasta la avenida General Paz. Después sigue 2.2 kilómetros por avenida Maipú, en Vicente López. Tiene 39 paradores.
  • 20 líneas de colectivo: 19, 21, 59, 60, 71, 130, 133, 152, 161, 168, 184, 203, 314, 365, 41, 29, 57, 68 151 y 194.
  • Pasajeros beneficiados: 200.000
  • Reducción del tiempo de viaje: 32%

Metrobus Norte Etapa II

  • Inauguración: 23 de noviembre de 2016
  • Extensión: 2,8 kilómetros por Cabildo, entre Franklin D. Roosevelt y Tte. Benjamín Matienzo, con 21 paradores.
  • 16 líneas de colectivo: 29, 41, 44, 57, 59, 60, 63, 65, 67, 68, 80, 152, 161, 168, 184 y 194.
  • Pasajeros beneficiados: 250.000
  • Reducción del tiempo de viaje: 35%

Metrobus Autopista 25 de Mayo

  • Inauguración: 4 de octubre de 2015
  • Extensión: 8 kilómetros entre la avenida 9 de Julio y el empalme con las autopistas Dellepiane y Perito Moreno. Es reversible.
  • 8 líneas de colectivo: 8, 46, 53, 57, 86, 91, 96 y 126. También, 200 servicios diarios de combis y 100 de micros de larga distancia.
  • Pasajeros beneficiados: 120.000
  • Reducción del tiempo de viaje: 50%

Metrobus San Martín

  • Inauguración: 27 de abril de 2016
  • Extensión: 5,8 kilómetros sobre la avenida San Martín, entre Juan B. Justo y la General Paz, con 12 paradores. Continúa en Provincia.
  • 11 líneas de colectivo: 24, 47, 57, 78, 87, 105, 109, 123, 135, 146 y 176.
  • Pasajeros beneficiados: 70.000
  • Reducción del tiempo de viaje: 20%

Metrobus Del Bajo

  • Inauguración: 6 de junio de 2017
  • Extensión: 2,9 kilómetros por las avenidas Leandro N. Alem y Paseo Colón, entre la calle San Martín y avenida Independencia, con 25 paradores.
  • 20 líneas de colectivo: 5, 6, 7, 8, 9, 22, 23, 26, 28, 29, 33, 45, 50, 56, 61, 62, 64, 74, 86, 91, 93, 111, 115, 126, 130, 132, 143, 152,  159 y 195.
  • Pasajeros beneficiados: 300.000
  • Reducción del tiempo de viaje: 45%

 

Artículos relacionados

#BigDataBus: 5 Datos sobre el Metrobus Juan B. Justo

Tras la demolición del histórico puente, el Metrobus de Juan B. Justo sumará una parada a la altura de la avenida Córdoba

Se cumplen 9 años de la inauguración del primer Metrobus en Buenos Aires

Cómo el Metrobus modificó el pulso de la Ciudad

Inauguraron el Nodo Juan B. Justo en el cruce con la avenida Córdoba

 

 

Fuente:

Clarín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here