Colombia: ¿Qué hay detrás del regreso de buses antiguos que reemplazan al MÍO?

0

La vuelta a las calles de más de 300 buses del transporte público colectivo para cubrir las 27 rutas que aún tienen habilitadas las empresas de este tipo de vehículos ha generado una polvareda entre diferentes sectores de la ciudad.

De un lado hay quienes rescatan que se haya recurrido a la circulación de estos vehículos para facilitar la movilidad de quienes más lo requieren, en medio de estos días en los que el transporte público está complicado; mientras que desde otras esquinas se advierte que la presencia de los buses colectivos es una afrenta contra el intento de recuperación del MÍO.

Las denominadas ‘rutas de la reconciliación’ no son nuevas. Se trata de los 27 recorridos que aún están habilitados para ser cubiertos por las diez empresas del TPC que aún tienen vigente su operación, mientras concluye el plan de chatarrización de estos vehículos.

El secretario de Movilidad, William Vallejo, aclaró que la flota de buses que está rodando actualmente en las calles aún tiene vida útil y cuenta con las tarjetas de operación vigentes.

“No hemos dado facultades para que se amplíe la prestación del servicio del transporte público colectivo urbano en Cali. Las ‘rutas de la reconciliación’ son parte de una iniciativa que nace desde las empresas operadoras, como un mensaje para promover el diálogo entre todos los caleños. Lo que seguirá primando es garantizar la movilidad para todos los ciudadanos. Estas rutas son las mismas que han trabajado desde siempre y aún muchos caleños continúan utilizando como su medio de transporte”, afirmó el funcionario.

Vallejo hizo hincapié en que no se han liberado, habilitado o creado nuevas empresas de transporte público colectivo o nuevas rutas.
Por su parte, Diego Vivas, representante del gremio del transporte público colectivo, TPC, señaló que la circulación de estos buses surgió como una necesidad en medio de la crisis de transporte que hay en la ciudad.

“Mientras que las rutas de estas diez empresas no sean canceladas ni los buses chatarrizados, ni la Secretaría de Movilidad cancele las tarjetas de operación, las rutas están legalmente constituidas. No sé cuál es la razón por la que se dice que se ha retrocedido 15 años, cuando lo que se está haciendo es brindar un servicio elemental, como es el transporte. Aquí no hay nada nuevo, solo la intención de prestar el servicio y cubrir la necesidad de la gente”, afirmó Vivas.

Pese a que las empresas del TPC cuentan con 400 vehículos, actualmente las rutas solo se cubren con 300 buses. “Esto, porque la demanda no es la misma. Además, no tenemos cobertura en toda la ciudad, solamente en unas zonas autorizadas por resolución; por ejemplo, el fuerte de Recreativos son las rutas que vienen de Terrón Colorado y van hasta Pance, esa ruta se presta, pero los pasajeros no son muchos porque el grueso de gente está en Terrón o en El Saladito y hasta allá no se puede subir”, esgrimió Vivas.

Desde hace una semana, cuando los buses del transporte colectivo retomaron sus recorridos en medio del paro nacional, diariamente movilizan 39.000 personas. Antes que iniciara la pandemia por Covid-19, el TPC movilizaba 117.000 pasajeros por día, mientras que durante la pandemia y antes del inicio del paro se transportaban 50.000 usuarios por jornada.

Entre tanto, el concejal Fernando Tamayo señaló que se debe garantizar la movilidad de la gente, teniendo en cuenta las dificultades que hay por estos días en la capital del Valle.

“También se debe garantizar un transporte al que le hemos invertido más de $500.000 millones. Por consiguiente, no puede ser el argumento que el transporte público colectivo es el causante de los problemas del MÍO, porque eso es desinformar, es mezquino”.

No obstante, otras voces aseguran que el retorno de los buses del TPC no es oportuno en momentos en los que el MÍO, que es el principal medio de transporte masivo de la ciudad, aún se encuentra con una operación menguada.

El subgerente de GIT Masivo, Gonzalo Cucalón, señaló que habría un desinterés por parte de la Administración Municipal para poner en marcha la operación del MÍO.

“Vemos que después del 28 de abril, cuando fue vandalizada la infraestructura del sistema y los buses, ni las secretarías de Movilidad y Seguridad se han esmerado por cuidar el sistema, sacarlo adelante ni darle la proyección que se necesita ni por reactivarlo lo más rápido posible. En cambio vemos que la Secretaría de Movilidad promueve las rutas de TPC, que no deberían estar funcionando y que debieron salir de circulación en marzo de este año, de acuerdo con lo pactado con la Administración”, esgrimió Cucalón.

Para la directora de Propacífico, María Isabel Ulloa, “preocupa el anuncio de la Secretaría de Movilidad cuando dispuso de cerca de 290 buses, colectivos y camperos para atender la demanda de transporte, dado que el MÍO no puede operar en medio de la coyuntura de ataques y bloqueos. Si bien se ha mencionado que son trayectos ya autorizados y que es una medida de urgencia, por ningún motivo debe perpetuarse en el tiempo. El foco debe estar en la recuperación del sistema como eje estructurante de la movilidad de la ciudad y no en medidas transitorias que puedan ser muy dañinas en el largo plazo”.

Por su parte, la concejala Natalia Lasso, aseveró que urge mayor precisión en dicha información, así como establecer las rutas que cubrirán, los horarios de operación, el costo y el tiempo de operación.
“Se debe aclarar si estos buses están acondicionados, si cuentan con los requerimientos técnicos y los permisos de circulación al día para prestar un óptimo servicio al usuario. Lo que no podemos dejar al azar es que retrocedamos en el transporte público”, advirtió Lasso.

 

Fuente:

El País

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here