Uruguay: Marcos Mora de “Got Talent”: de cantar en los ómnibus a llevarse el último “Botón dorado”

0

El cantante que consiguió un lugar en la semifinal del programa de Canal 10 habló con El País y habló de su historia de vida y su vínculo con la música.

El lunes finalizaron las audiciones en Got Talent, pero antes que Natalia Oreiro diera por terminada esta primera etapa del programa de Canal 10, subió Marcos Mora al escenario del teatro El Galpón. Acompañado por su guitarra, interpretó “Ojos de cielo” de Víctor Heredia, y conmovió a la conductora y los jurados, quienes le dieron el último “botón dorado” del programa y, por lo tanto, un pase directo a la semifinal.

Mora no se esperaba este reconocimiento, ya que fue al programa para acompañar a su hijo pero al final el seleccionado fue él.

“Fui a disfrutar y a cantarle a mi hija y mi señora me dijo que se notaba que le estaba cantando a Eugenia”, dijo Mora a El País. “Disfruté todo el proceso, pero en un momento de la canción casi me quiebro y me pongo a llorar. Me aguanté, pero fue muy fuerte estar en ese teatro, delante de estos monstruos. Hay que estar arriba de ese escenario”.

Si bien en la televisión demostró un dominio de la guitarra, nunca estudió. Aprendió a tocar en la calle, y le agradece a Martín Cena, quien da clases gratis en la iglesia de su barrio, por los piques.

“Nunca pude pagarme un profesor. De chico no se podía. Éramos siete hermanos y no podían decir: ‘tomá y andá a clases de guitarra, o de canto’. No se podía”, dijo. “Sigo aprendiendo todos los días. Estoy para aprender y si puedo ayudar a alguien, también lo hago”, agregó.

A menos de un mes de cumplir 45 años (el 13 de julio), dijo que su relación con la música viene desde chiquito, cuando escuchaba a su madre cantar las canciones que ahora interpreta en los ómnibus, y que la primera vez que se subió para cantar, tenía 15 años. En este tiempo se casó, nacieron sus seis hijos, que se suman a una hija del corazón. Tiene tres nietos y viene uno en camino.

Se crió en la Cruz de Carrasco, pero cuando se casó, hace seis años, se mudaron a Malvín, y ahora están en el barrio Ellauri. También fue empleado de la construcción, pero hace cuatro años que no trabaja de eso, y se mantiene con lo que obtiene en los ómnibus. Su ruta se enmarca cerca de su casa, entre Camino Carrasco, 8 de Octubre, José Belloni y General Flores.

La calle no está fácil y cuesta ganarse el peso. “Pero me tengo que llevar un jornal. Tengo que pagar el alquiler, tenemos que comer, y hay que poner para la olla todos los días, como todo el mundo. Está bravísimo”, dijo.

 

Fuente:

TV Show

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here