La holandesa VDL presentó sus nuevos autobuses eléctricos con plataforma dedicada y hasta 600 km de autonomía

0

La compañía holandesa VDL Bus & Coach ha presentado su nueva generación de autobuses eléctricos. Una apuesta muy ambiciosa que va mucho más allá de simplemente añadir un motor y unas baterías. Y es que en este caso hablamos de unos modelos desarrollados desde cero para albergar un sistema eléctrico, lo que da como resultado un producto altamente competitivo.

Una de las consecuencias del diseño específico para ser eléctrico, es que este modelo no lleva las pesadas baterías en el techo. En su lugar se han instalado a lo largo del suelo, lo que le proporciona un extra de estabilidad, y además de permite contar con más flexibilidad para por ejemplo, instalar packs de baterías de mayor capacidad si el cliente lo pide.

Otro ejemplo del potencial del diseño específico es que el lateral del autobús ha sido diseñado y fabricado con una sola pieza. Algo que según el fabricante le permite producir un vehículo más ligero, un 15% menos que su predecesor, con menos vibraciones y ruido, y debería ofrecer más aislamiento.

En general, el consumo energético del nuevo Citea se estima ha caído entre un 25% y un 30% en condiciones invernales en comparación con el modelo anterior. Para ello se realizan ventanas de doble cristal que mejoran el aislamiento y reducen el uso del climatizador, se ha mejorado la aerodinámica, y se ha instalado  un nuevo software que logra exprimir más la eficiencia del sistema de propulsión que también se ha renovado.

Además de más eficiente y ligero, el instalar el sistema de propulsión en los bajos permite liberar más espacio para los pasajeros al no tener que reservar este para el sistema de motor. En este caso la versión de 12 metros puede acoger hasta 45 pasajeros sentados, o 110 en total, y también hay un versión de 18 metros articulado.

Un modelo que según el fabricante podrá llevar baterías desde los 490 kWh, que le permiten lograr una autonomía de entre 500 y 600 kilómetros con cada carga. Una cifra que indican puede bajar hasta los 250 kilómetros reales con cada carga en caso de circular en un ambiente a 15 grados bajo cero.

Esto significa que los autobuses podrán realizar rutas de 24 horas realizando paradas técnicas para recargar en momentos puntuales con una solución llave en mano mediante pantógrafos de carga ultrarrápida.

Una propuesta que comenzará sus entregas este mismo otoño en lugares como Ámsterdam que ya ha comprado 75 unidades de este competitivo autobús eléctrico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here