De colectivero a profesor de Educación Física: La historia de Gonzalo, chofer de la Línea 242

0

Gonzalo Hormachea es vecino de Hurlingham y chofer de la línea 242 que recorre el trayecto Liniers-Rafael Castillo de ida y vuelta. Pudo cumplir su sueño de estudiar una carrera universitaria y hoy, ya egresado, cuenta los alcances de su enorme logro.

Un logro con sabor a mucho: a los 37 años Gonzalo obtuvo su título de profesor universitario de Educación Física.

Con 37 años, casado y padre de dos adolescentes Gonzalo Hormachea es un flamante graduado del Profesorado Universitario en Educación Física de la Universidad Nacional de Hurlingham (UNAHUR).

Su relato en las redes sociales se viralizó entre felicitaciones por el merecido logro y agradecimientos; por ser ejemplo de lo que se puede alcanzar cuando la decisión de superarse encuentra las estructuras que lo propician.“Para poder no basta sólo con querer, es necesario tener las oportunidades. Ahora me toca a mí ser oportunidad!”- posteó en su cuenta personal. Y contagió la emoción que sintió cuando, de regreso a su casa tras una jornada que había arrancado como todas a las 3.45 hs., le llegó el mensaje que le cambió el día. Y la vida.

«Felicitaciones Colega» – escribió uno de sus profes avisándole que había aprobado las dos últimas materias de la carrera. Entonces le inspiró el repaso del recorrido inmenso que arrancó en el segundo cuatrimestre del 2016.

En la revista digital Aula Abierta de la UNAHUR cuentan que en ese momento Gonzalo se acordó de que desde hace cinco años duerme cuatro horas por día; de todos los malabares que tuvo que incorporar para organizar trabajo, estudio, familia y prácticas, y de incontables obstáculos que superó hasta llegar a su meta.

También valoró la contención y oportunidades que brinda la universidad pública para que él y tantos vecinos puedan construirse un futuro mejor. “Las respuestas que brindan incluyen compromiso; nos demuestran cercanía, solidaridad, empatía. Eso recibimos de parte de la UNAHUR, que desde que llegó al barrio sostiene que no solo somos estudiantes que trabajamos, sino más bien trabajadores que estudiamos”.

Reflexionando sobre lo recibido cerró su texto declarando: “Así, quien fuera tildado de ‘potencialmente peligroso’ en su adolescencia, puede a los 37 años transformarse en Profesor Universitario.

Valió la pena, porque siempre vale la pena tener algo más para dar”.

 

Fuente:

Primer Plano Online

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here