¿Por qué Warren Buffet quiere invertir más en BYD?

0

Warren Buffett acierta en muchas inversiones con su estrategia de comprar y mantener. Y es evidente que lo está haciendo de nuevo con los coches eléctricos y más concretamente con la marca china BYD. Para los inversores que invierten en esta tecnología, su posición es un ejemplo de como discurrirá el futuro del sector.

Charlie Munger, antiguo socio de Buffett, había visto que uno de los principales valores de BYD era uno de sus técnicos. Wang Chuanfu, el químico e investigador que está detrás de los principales avances de BYD, que llevó a Berkshire a comprar una participación del 10% en la empresa por unos 230 millones de dólares en 2008.

El valor de las participaciones de Berkshire Hathaway en BYD, uno de los fabricantes de coches y baterías para coches más antiguos de China, se ha disparado este año: El precio de las acciones de BYD ha subido casi un 30%. Buffett ha apoyado a BYD durante más de una década, con una participación que ha ido aumentando hasta llegar a un estimado del 22% en la empresa que cotiza en Hong Kong.

BYD ha redoblado sus esfuerzos en la fabricación de baterías asequibles a gran escala, y ha apostado por la tecnología para lograr ese objetivo. En sus resultados anuales de 2020, la empresa dijo que abandonaría los planes de adopción de baterías de níquel-cobalto-manganeso (NCM) en la que han apostado la mayoría de los fabricantes de coches y baterías, y en su lugar han centrado toda su atención en el llamado litio-ferrofosfato (LFP) para su batería Blade, que salió al mercado a principios del año pasado.

BYD podría estar marcando la estrategia del mercado de baterías

La apuesta de BYD por el LFP está cambiando las reglas del juego. Es más barato y más fácil de usar y promete dotar a los coches eléctricos de una mayor autonomía. Además, la batería en hoja de Blade ocupa menos espacio y reduce el peso del coche, otro problema con el que los fabricantes de automóviles han tenido que lidiar. BYD ha conseguido rebajar los costes en casi un 30% y reducir el número de piezas, al tiempo que ha aumentado la eficiencia.

Los fabricantes de automóviles se están dando cuenta de que éste es el camino a seguir. Tesla está probando la batería Blade de BYD para su Modelo Y, según informan los medios chinos. Por su parte, empresas como Volkswagen quieren fabricar sus propios sistemas de propulsión. Incluso para uno de los mayores fabricantes de automóviles del mundo, se trata de una tarea difícil que probablemente no dará resultados a corto plazo.

El reconocimiento por parte de Berkshire de la experiencia de Wang y del valor de la química de las baterías ha resultado ser una victoria. BYD podría ser un modelo al que los inversores deberían prestar atención.

 

Fuente:

Mint

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here