Fanáticos MUY fanáticos: ¿Qué es la mecanofilia?

0

“La mecanofilia se trata de sentir una gran atracción hacia las máquinas, incluyendo atracción sexual y afectiva”, cuenta la Dra. Wendy Rodríguez. “Aunque se manifiesta mucho más hacia los automóviles, se extiende hacia la máquina. Eso es lo que les excita, pero es más accesible y común estar en un auto que en un avión, un bote con motor o un helicóptero”. No es un fetiche tan común como otros.

Lo más fácil de imaginar es que esto se trate de tener sexo con una persona dentro de un auto, un colectivo, un camión, un avión o un yate… “No. Para nada se trata de eso. Lo excitante para ellos es la máquina en sí misma”, nos aclara Wendy. Los mecanofílicos sienten atracción por el motor y la estructura mecánica, las carrocerías, el chasis, el olor del vehículo, la textura de los asientos, todo en un una misma cosa: la experiencia con la máquina”.

Autos, motos, camiones, buses y hasta la tostadora

Documentándonos más, nos enteramos de que quienes practican la mecanofilia se enamoran y se excitan por cualquier “gadget” mecánico… Y también obtenemos la confirmación de que esto afecta tanto a hombres como a mujeres. Los romances mecanofílicos no son solo con las grandes máquinas; el “affaire” puede incluir hasta una mezcladora o la tostadora con la que nos preparamos el desayuno todas las mañanas. Leo nos lo confirma. “Sí, es verdad. No te niego que, aunque lo que más me atrae son los carros, alguna vez me he masturbado luego de excitarme con aparatos como una secadora para el pelo. De hecho, cuando voy a estar con una mujer, me dispara hasta el techo si se está secando el pelo mientras hacemos algo”. En el caso de la tecnología, puede ser technosexual.

También encontramos información documentada que afirma que las motocicletas son la competencia más fuerte de los coches entre quienes practican la mecanofilia.  Con frecuencia, las motos son un fetiche sexual muy poderoso. Muchos hombres y mujeres a quienes les funciona esta parafilia sienten una fuerte atracción afectiva por sus motos desde que les trabajan su mecánica, cuando las lavan y, claro, la manera de conducirlas ayuda mucho cuando llegan a la parte sexual.

La ciencia considera que un poco más de la mitad de quienes practican la mecanofilia tienen sus primeras experiencias antes de los 18 años. En cuanto a cómo es visto por la sociedad, la realidad es que esta parafilia es poco conocida y, mucho menos, discutida, aunque países como el Reino Unido la consideran ilegal y la penalizan.  En términos de considerarla o no una “enfermedad mental”, las parafilias se consideran como tal solo “cuando los comportamientos sexuales ocasionan deterioro social, laboral o familiar”. Para la mayoría de los profesionales, ese no es el caso de la mecanofilia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here