Mendoza va por los bondis propulsados a GNC y lanza una licitación para la compra de 20 unidades

0

Con un presupuesto de $400 millones se busca renovar el equivalente al 30% de la flota actual de la Sociedad de Transporte de Mendoza (STM). Cada unidad cuesta entre 180 mil y 200 mil dólares, la mitad que un colectivo eléctrico.

El Gobierno provincial dio el visto bueno para que la Secretaría de Servicios Públicos avance en el llamado a licitación para adquirir 20 unidades con propulsión total a GNC, que si bien se pagan en dólares, de acuerdo a la cotización oficial demandarán unos $400 millones que saldrán de las arcas provinciales. Actualmente hay dos colectivos de este tipo a prueba en el Gran Mendoza.

Mendoza analiza la compra de 30 colectivos Scania propulsados a GNC

El parque automotriz de la Sociedad de Transporte de Mendoza (STM) tiene 65 colectivos, de los cuales hay 30 que funcionan a gasoil y son alquilados mensualmente. La intención es sustituir 20 de éstos y que formen parte de sociedad anónima unipersonal de participación estatal. A futuro, con ese ahorro en costo, se buscará completar la flota con 10 colectivos más y dejar de rentar unidades.

Las aspiraciones de la Sociedad de Transporte de Mendoza en cuanto a la adquisición de vehículos 100% ecológicos fue bajando a medida que el peso se iba devaluando. El plan inicial era renovar casi toda la flota por colectivos eléctricos, que cuestan U$S 400 mil cada uno y se terminaron adquiriendo 18 que empezaron a circular a mediados del 2019. En 2018, la idea era comprar 50 colectivos eléctricos. Con la devaluación desatada desde abril de ese año, la cantidad de unidades fue bajando.

No obstante se siguió avanzando en unidades ecológicas y un conjunto de factores desembocaron en la preferencia por los colectivos a GNC, que cuestan entre U$S 180 mil y U$S 200 mil cada uno. Dos unidades circulan desde hace meses y en la Secretaría de Servicios Públicos empezaron a trabajar en una licitación para adquirir 20 unidades, cuyas condiciones se publicarán hoy en el Boletín Oficial.

“La idea fue siempre continuar con la lógica de la empresa que siempre fue el transporte sustentable, eléctrico. La gente de YPF, cuando se enteró de la compra de los colectivos eléctricos y cuando habíamos recuperado la soberanía energética, que este año perdimos, nos plantearon el modelo energético de Argentina”, indicó Natalio Mema, secretario de Servicios Públicos a Los Andes.

Mendoza probará el Scania a GNC que circuló en la Línea 132 porteña

En la explicación del uso del GNC para transporte, el funcionario sostuvo que “Argentina es un gran productor de gas, el problema es que hay alta demanda en invierno pero no en verano pero la producción es anual. Nos propusieron incorporar el GNC para poder ocupar el gas y empezar a tener una demanda sostenida durante todo el año”.

La empresa estatal de transporte tiene actualmente 65 unidades, de las cuales hay 37 con motores diésel (gasoil) y 30 de ellas son alquiladas. El capital propio se completa con 10 unidades eléctricas para el uso del Metrotranvía y 18 colectivos eléctricos que funcionan desde el 2019.

Con este llamado a licitación, la firma se capitalizará con 20 unidades y dejar de rentar mensualmente la misma cantidad. A futuro, y previendo un ahorro en costos, el objetivo es destinarlo a otra compra por el remanente de 10 colectivos y tener una flota totalmente propia.

La partida presupuestaria saldrá de la provincia aunque “estamos pidiendo que los proveedores ofrezcan financiamiento y que (el ministerio de) Hacienda haga un análisis”. En ese sentido, no se deberá aprobar por vía legislativa porque actualmente la provincia tiene autorizados U$S 160 millones. El presupuesto de $400 millones se ha calculado en función de la cotización oficial del dólar para unidades que tendrían un techo de U$S 200 mil.

“La STM funciona como empresa privada, percibe costo por kilómetro y hoy no recibe subsidio para sus gastos corrientes sino que tiene superávit. Lo que recibimos alcanza para alquilar las unidades, pagar el combustible y el personal. Vamos a ir reemplazando esas unidades alquiladas y con ese costo mensual la idea es financiar las próximas 10 unidades, que se compren con presupuesto de la STM”, indicó Mema.

En ese sentido recordó que “cuando en 2017 modificamos la STM y la transformamos en una sociedad unipersonal, teníamos 486 personas, un promedio de antigüedad de vehículos de 30 años, el metro tranvía no cargaba gente porque pasaba cada 24 minutos, colectivos que compraron que sirvieron para un juicio y 3 a GNC que nunca funcionaron”. En esa línea resaltó que “perdía 300 mil dólares por mes, era un cachivache”.

UNA PRUEBA SATISFACTORIA

En noviembre del año pasado empezó a circular la primera unidad a prueba con propulsión a GNC, de la autopartista Corven. Luego se sumó otra proveída por Scania y actualmente ambas realizan los recorridos de la STM.

Los micros cuentan con una capacidad para 60 pasajeros, aire acondicionado frío/calor, suspensión de aire (2 en la parte delantera, 4 en la trasera), sistema de dirección asistida y bomba de dirección eléctrica, tres puertas: delantera, central y trasera doble hoja y rampa para discapacitados en segunda puerta.

El ahorro en el costo de la compra por unidad, casi la mitad que una eléctrica sin tener que construir además la estructura para cargar los colectivos, sumada a la grata impresión del transporte a GNC, terminaron de convencer a Mema de avanzar en la licitación.

Una de las principales ventajas que destacan en el Gobierno tiene que ver con lo ecológico porque reducen entre un 60% y un 70% las emisiones de dióxido de carbono. Además, disminuyen el costo en combustible en un 40% en comparación con el gasoil.

 

Fuente:

Gobierno de Mendoza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here