La Pampa: Lola, primera choferesa de colectivo

0

Lorena «Lola» Romero será la primera mujer de La Pampa en conducir un transporte público con pasajeros. «Antes llevabas un currículum y lo metían en un cajón porque de conductora nadie te iba a tener en cuenta» afirmó y aseguró que «de a poco se van abriendo puertas».

Lola tiene 43 años, es oriunda de Buenos Aires pero hace 30 años que vive en La Pampa. «Soy pampeana al cien por ciento», dijo. Hace 11 años es empleada de la empresa de transportes Dumas Cat. «Primero trabajé como administrativa en el área de repuestos, luego en el taller y ahora de chofer», explicó a LA ARENA. «No estudié nada relacionado a la mecánica pero siempre me interesó», agregó. «Algo en el ADN debe haber» expresó, porque su papá se jubiló también como conductor de colectivos.

La Real Academia Española nos aclaró como se llama a la “mujer que maneja un colectivo”

La empresa cuenta con una escuela de manejo y hace 4 años Romero solicitó ingresar, pero ese proyecto «quedó inconcluso».

«Siempre dije que quería ser la primera alumna de esa escuela, no sé si para salir a trabajar pero me interesaba saber manejar», afirmó. «Con todo el tema de la inclusión y las leyes y, como con la pandemia mi trabajo estaba tan parado, era una buena alternativa agarrarme de la posibilidad de salir a conducir», acotó.

Santa Rosa-Toay.

La mujer explicó que la llamaron desde Dumas Cat para comunicarle la posibilidad de ser conductora. «Les dije que sí; la noticia me sorprendió porque no me lo esperaba», explicó. Además, comentó que actualmente está realizando el curso de manejo y que el martes próximo debe retirar la licencia profesional. «A partir de ese día voy a estar habilitada para manejar pero es la empresa la que determina cuándo voy a salir a la calle y cuándo será el gran debut», señaló.
Ante la consulta sobre si conduciría un ómnibus de corta o larga distancia, Lola afirmó que primero «la idea es manejar el trayecto Santa Rosa-Toay» para luego pasar a otro nivel. «Primero hay que caminar y después correr. Uno de larga distancia es un nivel muy avanzado aunque me gustaría», enfatizó.

Desigualdad de género.

La conductora afirmó que el área del transporte «era un ambiente muy machista pero de a poco se va rompiendo el cascarón y se van sumando más mujeres».
«Particularmente este rubro fue siempre de hombres, manejado por hombres y dirigido por hombres. De a poco se van abriendo puertas y, lo bueno de esto es que al ser la primera mujer voy a abrir una puerta para las que vienen detrás, que seguramente han tenido o tienen la ilusión o el sueño de conducir, que es una profesión súper linda», aseguró.
Y agregó: «Antes llevabas un currículum y lo metían en un cajón porque de conductora nadie te iba a tener en cuenta». También subrayó que en la empresa sólo trabajan cuatro mujeres y que «las otras tres empleadas son administrativas».

Repercusiones.

«Con una emoción tremenda y muchísimo orgullo les voy a contar que la empresa Dumas anunció que Lolita de mi corazón va a ser la primera mujer en La Pampa que va a conducir un transporte público de pasajeros», había comunicado Vanina, la hermana de Lola.
A partir de ese mensaje en la red social Facebook, la conductora recibió muchos mensajes de alegría y apoyo, tanto de familiares como de amigos. «No vi ningún comentario negativo, al contrario, mi teléfono explotó, es una locura. Toda la gente apoyándome, hasta conductores de larga distancia que siempre me decían que me tenía que subir a un colectivo con ellos. Es una felicidad enorme», expresó.
«Mi mamá, papá y hermanos están felices. Mi papá se jubiló con este oficio, algo en el ADN debo tener», señaló. Para finalizar agradeció a la empresa por la posibilidad de conducir un ómnibus, y «en especial al gerente de Dumas Cat de La Pampa, Dante Benavídez».

Más respetuosas de las normas.

Son muy pocas las empresas privadas que cuentan con mujeres choferas, aunque existen algunas singularidades. Ana Carina Valenzuela es la primera y única mujer que tiene la tarea de conducir un vehículo en LA ARENA. Desde hace tres años se dedica a transportar periodistas y fotógrafos del área de Redacción y hay testimonios coincidentes: conduce mejor que muchos hombres del diario.

Este puesto siempre fue asignado a varones ante la infundada fama de malas conductoras que el machismo impuso. Sin embargo, según las estadísticas de «Luchemos por la Vida», las mujeres son más respetuosas de las normas de tránsito y por eso protagonizan menos accidentes viales. Ana Carina confirma las estadísticas: nunca protagonizó un choque.
Con el paso del tiempo, los estereotipos de género van cayendo. El hogar no es sólo para las mujeres ni la calle es solo para hombres. Si bien el proceso de deconstrucción de mandatos ya comenzó, aún se escuchan comentarios machistas que atrasan años.

 

Fuente:

La Arena

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here