Córdoba: Tamse asume más servicios, pero continúa la prestación de emergencia

0

La cantidad de usuarios equivale al 50% respecto de la prepandemia. El municipio asegura que acompañará el crecimiento de la demanda con más flota. Sumarán tecnología y se gestionará la implementación de la tarjeta Sube.

a multimillonaria inversión que la Municipalidad de Córdoba viene realizando en el transporte urbano de pasajeros continuará bajo dos premisas: sostener el servicio y acompañar la lenta recuperación de la demanda. Más allá de los cambios que se producirán este viernes, con el traspaso de líneas de Ersa a Tamse y a Coniferal, la estrategia del equipo del intendente Martín Llaryora para los próximos meses apunta a conseguir más recursos económicos de la Nación.

Por eso, se insistirá en la necesidad del desembarco del sistema de boleto electrónico Sube, pero sólo si viene acompañado de los ATS: los atributos sociales. Eso implica que los usuarios cordobeses puedan ser beneficiarios de los subsidios a la demanda que aplica el Gobierno nacional.

En realidad, la apuesta de Llaryora tiene que ver con anuncios reiterados de la Nación sobre la bajada de ese sistema al interior, que hoy en Córdoba sólo se utiliza en Villa Allende. En los últimos acuerdos por subsidios, se insiste en que las jurisdicciones tienen que adoptar la Sube. Pero en la práctica, el Gobierno nacional sigue sin abrir esa posibilidad.

Por eso, el intendente quiere dejar todo listo desde el punto de vista tecnológico por si, de una vez por todas, el Estado Nacional federaliza ese programa que hoy tiene su foco puesto en el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba).

Otro de los ejes que atravesará al sistema es el mantenimiento de la emergencia. La pandemia del Covid-19 llevó al límite a todo el transporte público de Argentina, con una brusca caída en la cantidad de pasajeros transportados. En julio del año pasado, en Córdoba, se tocó un piso con apenas el 10 por ciento de boletos cortados en comparación con un día hábil prepandemia.

Hoy, el corte está en unos 350 mil boletos: el 50 por ciento de los 700 mil que se cortaban antes de marzo de 2020. Si bien la recuperación fue importante, aún está lejos de normalizarse. Por eso, la Secretaría de Movilidad encabezada por Marcelo Mansilla continuará con el estado de emergencia.

Bajo ese paraguas, se unificaron líneas y se alteraron frecuencias. También se pudo realizar el traspaso de 13 líneas de Ersa a Tamse (11 líneas) y Coniferal (dos líneas).

Y el tercer eje es el del aumento de la oferta. En Movilidad aseguran que la disponibilidad de coches se incrementa más rápido que la demanda. Para eso, destacan los 110 nuevos ómnibus que la Municipalidad compró para Tamse, con una erogación de 1.975 millones de pesos.

“Y todo esto se hizo sin despidos, con muchísimos menos pasajeros, con más costo en combustibles y en repuestos”, remarca Mansilla.

LOS CAMBIOS

Este viernes comenzarán a regir los cambios en el esquema, con un reparto más equitativo de las líneas. Ersa quedará con los corredores 2 (siete líneas), 5 (cinco líneas) y 7 (seis líneas), además de las dos circunvalares y de la 45: serán 21 líneas, bajando su participación al 32 por ciento. Si se suman las cuatro de Aucor, sube al 38 por ciento.

Coniferal quedará con las 10 líneas del corredor 1, las nueve del corredor 6 y sumará la 30 y la 34. Su participación sube del 19 al 32 por ciento.

Tamse, que sólo tenía las seis líneas (A, A1, B, B1, C y C1), ahora tendrá a su cargo cinco líneas del corredor 3 y las seis líneas del corredor 8: pasa del nueve por ciento al 26 por ciento de todo el sistema.

EL FUTURO

Hablar de futuro en el contexto post pandemia es arriesgado. No obstante, en la gestión de Llaryora vuelven a recuperar un anuncio relacionado a la tecnología. Además del equilibrio en el reparto de líneas, la apuesta por la Sube y la mejora en la flota, se insistirá con la importancia de que los pasajeros tengan información en tiempo real sobre las frecuencias de los ómnibus.

Para eso, es fundamental el rol del centro de monitoreo que está en el Palacio 6 de Julio, al que llega la información que emiten los nuevos equipos validadores que tienen instalados los coches.

El próximo paso es que esos datos sean útiles para los usuarios, permitiendo que sepan en tiempo real cuál es la espera en cada parada.

Por eso, se volverá a impulsar el desarrollo de una aplicación que reemplace a Go, la que todavía se utiliza con los validadores viejos. Esa información, que ya utilizan desarrollos privados como Google y Ualabee, son mucho más eficientes y certeras que Go.

Otro punto importante es al discusión sobre los subsidios nacionales. En el proyecto del presupuesto nacional 2022, se asignaron 27 mil millones de pesos. Son mil millones menos que los 28 mil millones que se comprometieron para este año, luego de una ampliación de ocho mil millones dispuesta en junio pasado.

Como ya informó La Voz, desde las provincias piden duplicar ese monto elevándolo a 55 mil millones de pesos. Este monto es independiente al que pueda llegar a través de los atributos sociales de la Sube. Aunque el ministro de Transporte nacional, Alexis Guerrera, ya dijo que no subirán los 27 mil millones presupuestados ya que esperan que se recupere el corte de boleto.

 

Fuente:

La Voz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here