Los subsidios al transporte público equivalen en Mendoza a 90 kilómetros del metrotranvía

0

La asistencia estatal para evitar subas mayores del boleto de colectivo se lleva gran parte de la pauta de gastos. Se trata de 13.000 millones de pesos. También hay gastos millonarios para suavizar el impacto tarifario en los servicios eléctricos.

La Secretaría de Servicios Públicos de la Provincia tiene presupuestados para el 2022 cerca de $24.578 millones. De allí, $13.000 millones irán a la compensación tarifaria del boleto, que representan 67% del costo total del transporte, el resto llega desde Nación (16%) y de la recaudación por transacciones (17%). Por otra parte, los Servicios Eléctricos insumen $1.472 millones destinados a subsidios. Así, casi 59% del presupuesto del organismo se va en subsidios.

A diferencia de lo que sucede con el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), son las provincias las que compensan las diferencias entre lo que envía Nación, lo que se recauda por boletos y el costo del funcionamiento del transporte.

Los servicios de transporte y electricidad tienen composiciones distintas pero al fin de cuentas alguien termina compensando los costos para que los precios no se disparen. El caso más gráfico es el del boleto de colectivos que para el 2022 le demandará a las arcas provinciales $13.000 millones representando un 67% del costo del sistema.

Para tener una noción de este engranaje financiero, en febrero de este año se estimaba que el costo anual del sistema (con todos los gastos inluídos los abonos) era de $12.000 millones. Desglosando la planilla, $8.500 millones eran aportados por la provincia, $2.100 millones por la Nación y unos $1.500 millones que vendrían por el pago del boleto a $25.

Seis meses después, en agosto, ya se registraba un aumento del 40% porque el costo del sistema estaba en $1.450 millones por mes, un número sensiblemente mayor a los $1.000 millones que se calculaba en febrero de este año. Los fondos de Nación no se modificaron y el Estado provincial completó con $1.100 millones adicionales. El boleto cuesta $25 y este mes será la Audiencia Pública para discutir los costos.

“En el sistema de transporte hemos visto que ha mermado mucho el aporte nacional, hemos tenido que aumentar nuestras partidas para mantener el sistema funcionando con una tarifa baja, como tenemos hoy, y no tener saltos tarifarios, que es lo que venimos sosteniendo en los últimos años en la provincia”, indicó semanas atrás Natalio Mema, secretario de Servicios Públicos cuando presentó el Presupuesto 2022.

Y resaltó que el aporte al transporte previsto en la pauta nacional “nominalmente es la misma cantidad de plata que este año” en referencia a los $27.000 millones que se distribuirán en el Interior del país, excluyendo al AMBA.

De la pauta de gastos que administrará el año que viene, de unos $24.578 millones, hay $19.370 que se destinan a transporte. Y allí hay que desenmarañar el Fondo Compensador (subsidio) que se estima de $13.000 millones y representa el 67% del costo del transporte. Se espera recibir de Nación $3.170 millones (16%) y por recaudación $3.200 millones (17%).

El enojo del Gobierno provincial con la política de subsidios de la gestión de Alberto Fernández para con Buenos Aires es por reparto de fondos. A junio de este año, según el planteo de la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatap) en medio de la discusión salarial con el gremio de choferes, era que el AMBA recibía $15.000 millones mensuales para 18.000 colectivos y las provincias, $1500 millones para unos 13.000 cuando los costos de todos los ítems son iguales.

Si Mendoza no tuviera que destinar $13.000 millones por año a subsidiar el boleto (y más según la inflación del año que viene) entienden que podría invertirse en la mejora del servicio.

A un dólar oficial de que ronda los $101, significan U$S 130 millones. A valores del kilómetro de red de Metrotranvía, cotizado en u$S 1,5 millones, significan casi 90 kilómetros de red, muchos más que los 18 que se van a licitar en unos meses. Viéndolo en capital, se podrían comprar los colectivos eléctricos que cuestan cerca de U$S 400 mil y no tener que optar por las unidades a GNC que cuestan alrededor de U$S 20 mil.

UNA TERCERA PARTE PARA SERVICIOS ELÉCTRICOS

Otra explicación aparte es la de servicios eléctricos en donde allí el Gobierno Nacional se hace cargo en partes iguales de los costos de generación y el transporte y para la distribución el problema se traslada a las provincias.

El Fondo Provincial de Compensaciones Tarifarias presupuestado es de casi $4.593 millones (sin fondos de Nación) y en el desglose de subsidios provinciales que aportó Servicios Públicos a Los Andes, hay $1.472 millones que tienen ese fin.

Este 32% tiene diferentes destinos, en dónde $670 millones van a la Tarifa Social para solventar el pago a familias que tienen menos de dos salarios vital y móvil en su grupo familiar y “hoy tienen un descuento cercano al 50%, en la boleta eléctrica”, había explicado Mema.

Otros $300 millones van al subsidio del riego agrícola y $150 millones para los programas de descuento de tarifa eléctrica “a todas las actividades que han sido muy perjudicadas con la pandemia como lo son la gastronomía, hotelería, secaderos, frigoríficos, fábricas de conservas, etc”, sostuvo el funcionario.

Las restantes partidas, en millones son: suministros electro intensivos ($40), Programa fomento generación distribuida ($20), cooperativas y operadores de agua potable ($170), Suministro en Malargüe ($45), Entidades de interés público ($40), Jubilados y pensionados ($20) y Residencial zona rural ($20).

El total de fondos provinciales destinados a subsidios entre transporte y servicios eléctricos es de $14.472 millones, que dentro de los $321.082 millones previstos en el Presupuesto 2022 para el total de gastos corrientes, significan el 4,5%. En el presupuesto de la Secretaría, de $24.578 millones, representan 58,8% del total.

SE APROBÓ EL PRESUPUESTO 2022

El Senado le dio la media sanción al Presupuesto 2022. Tal como se preveía, la oposición, en particular el Frente de Todos, rechazaron la pauta de gastos, por lo que Cambia Mendoza sancionó en soledad la iniciativa, pero como no obtuvo dos tercios de los votos, no consiguió la autorización para refinanciar los vencimientos de deuda del año próximo, es decir el conocido Roll Over.

Los principales números y variables del presupuesto son las siguientes:

-Gastos Corrientes: $321.082 millones

-Recursos Corrientes: $330.364 millones

-Superávit Corriente: $9.282 millones

-Variación Anual del IPC: 33%

-Tipo de Cambio nominal: $131,1

-Crecimiento real del PBI: 4%

-Vencimientos: $18.000 millones

Por jurisdicciones

-Secretaría de Ambiente: $1.740 millones

-Ministerio de Hacienda y Finanzas: $26.000 millones

-Ministerio de Planificación e Infraestructura Pública: $18.500 millones

-Secretaría de Servicios Públicos: $24.578 millones

-Ministerio de Gobierno: $3.900 millones

-Ministerio de Salud: $68.470 millones

-Ministerio de Economía: $34.275 millones

-Dirección General de Escuelas: $73.023 millones

-Ministerio de Turismo y Cultura: $1.583 millones

 

Fuente:

Los Andes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here