spot_img
spot_img

La historia de los primeros ómnibus para traslado de estudiantes en la Ciudad de Buenos Aires

En las escuelas de la Ciudad se utilizaron para viajar a las excursiones. En 1923 hubo instituciones pioneras en realizar el traslado entre la escuela y el hogar.

La Escuela N.° 22 Consejo Escolar 17 el 16 de octubre de 1939 recibió la donación de un ómnibus con un acto en el que se cantó el Himno Nacional y pronunciaron discursos los presidentes del distrito escolar, de la cooperadora y el director de la escuela. Según dice en El Monitor de la Educación Común: «El vehículo tiene capacidad para transportar treinta alumnos y correrán por cuenta de los donantes los gastos que demande su funcionamiento, combustible, garage, conducción, composturas, etc.» (El Monitor de la Educación Común -junio 1939- Ómnibus para excursiones escolares).

El ómnibus fue donado por «la asociación cooperadora Juan Martín de Pueyrredón, los Amigos de la Escuela y el personal directivo y docente de la Escuela N.° 22, del Consejo Escolar 17, que hicieron entrega de un ómnibus para excursiones». Para finalizar el acto: «los alumnos del primer grado inferior realizaron un paseo por las calles del barrio en el ómnibus escolar». (El Monitor de la Educación Común -octubre 1939- Donación de un ómnibus)

La Escuela Argentina Modelo (EAM) fundada por Rosario Vera Peñaloza y Carlos María Biedma fue precursora en el traslado de su alumnado. En 1923 sus estudiantes se desplazaban en ómnibus propios de la Escuela. En el archivo histórico de la EAM encontramos que dice: «El ómnibus no solamente nos traslada del hogar a la escuela, sino además nos lleva regularmente al Gimnasio; nos pone en contacto con los museos en diversas oportunidades, nos traslada a los Jardines Zoológico y Botánico para perfeccionar nuestros estudios de ciencias naturales y nos permite realizar toda clase de excursiones escolares, deleitándonos e instruyéndonos».

El programa Huellas de la escuela. Legado de la historia educativa de la Ciudad de Buenos Aires recupera los documentos que atesoran las bibliotecas históricas y archivos escolares para escribir la historia educativa de la Ciudad. En esta oportunidad les compartimos algunos textos acerca de la incorporación del transporte escolar tan cotidiano en el paisaje urbano actual.

1°. – Nos evita el frío y el calor.
2°. – Nos preserva de la lluvia y de la humedad.
3°. – Nos priva de los peligros de la calle.
4°. – Nos libra de los inconvenientes y aglomeración del tranvía.
5°. – Nos hace puntuales y asiduos concurrentes a la escuela.

 

Fuente:

Buenos Aires – Educación

Artículos Relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Redes Sociales

130,447FansMe gusta
19,510SeguidoresSeguir
7,050SeguidoresSeguir

Últimas Noticias

spot_img
error: Contenido Protegido