spot_img
spot_img

Marcopolo empezará a producir su colectivo 100% eléctrico a finales de este año

São Paulo – Marcopolo ya prepara sus líneas para el inicio de la producción en serie, a fines de este año, del autobús 100% eléctrico, el Attivi, que fue homologado después de pasar pruebas internas en campos de pruebas. Eso dijo el presidente James Bellini, quien recordó que el modelo será ofrecido al mercado en la versión full, con chasis producido por la propia Marcopolo, y en la versión carrocería, con chasis de terceros.

El inicio de la producción, con un lote piloto, para la validación del proceso de fabricación y logística está previsto para finales de año, y la entrega de las primeras unidades está prevista para principios de 2023.

Se ha completado la primera etapa de las pruebas de certificación de frenos. El resto de sistemas se encuentran en fase de homologación así como en las pruebas de durabilidad. Hasta el momento se han fabricado cuatro vehículos para pruebas y homologación.

Una de las pruebas tuvo como socio a Suzantur, en el área urbana de Santo André, SP, en un trayecto corto y sin pasajeros. En Caxias do Sul, RS, donde se produce el coche eléctrico, también está siendo probado. Por ahora, la intención es viajar sin pasajeros para análisis y evaluación de desempeño, pero a lo largo de este semestre se anunciarán pruebas en líneas normales.

Con una longitud de 13 m 25 y una capacidad total para 89 pasajeros sentados y de pie, el Marcopolo Attivi eléctrico tiene una autonomía de alrededor de 250 kilómetros y recarga las baterías en hasta cuatro horas.

James Bellini dijo que el producto tiene una alta tasa de nacionalización, con más del 50%. Con los socios ya definidos, WEG será responsable de suministrar parte del tren motriz del autobús, los motores eléctricos de tracción y los inversores y motores auxiliares. Las baterías son del CATL chino con el apoyo de Moura. Otros proveedores de componentes son de la cadena de suministro brasileña y traen algunos módulos electrónicos que aún no tienen una producción local similar.

“Recientemente nos sorprendió una solicitud de exención de impuestos a los tranvías importados, apoyada por fabricantes chinos que están interesados ​​en coparticipar de nuestro mercado sin las debidas contrapartidas de inversión y creación de empleo local. Creemos que será negado por las autoridades gubernamentales”.

Un proyecto de ley del Senador Irajá, PSD/TO, que propone reducir a cero el impuesto de importación de vehículos eléctricos e híbridos hasta el 31 de diciembre de 2025, está a punto de ser analizado por la Comisión de Asuntos Económicos. La idea es retomar la exención existente desde 2016, que expiró en diciembre del año pasado como una herramienta para estimular la venta de productos electrificados.

Bellini recordó que en abril trabajadores de Marcopolo y otras automotrices protestaron contra la reducción a cero del impuesto del 35% que grava los vehículos eléctricos fabricados en el exterior: “Este acto puede ser el inicio de la transferencia de miles de puestos de trabajo a otros países, especialmente a China, además de generar un proceso de desindustrialización en el país”.

Cuando la empresa optó por desarrollar el Attivi integral, según el presidente Bellini, fue porque no había otra opción. Hubo conversaciones con varias automotrices ante la percepción del avance de los chinos en este segmento, pero en ese momento, hace cuatro años, no tenían la perspectiva de tener chasis disponibles para competir:

“Nuestra esencia es ser culturista. El hecho de que tengamos el Attivi completo no significa que vayamos a abandonarlo. Es un producto que ayuda en esta lucha para tratar de evitar que las empresas chinas ingresen a Brasil con cero impuestos de importación , ya que ha sido 100% homologado. Nuestra intención no es producirlo en grandes volúmenes, sino en pequeños y moderados, atacando más el mercado minorista, junto a nuestros socios tradicionales, y carrocerías”.

James Bellini

El ejecutivo afirmó que la empresa avanza hacia otra visión, en la que la diversificación se convierte en una prioridad “aún para que no nos vuelva a tomar por sorpresa, en la medida en que haya una eventual crisis futura”.

Reformulación – Marcopolo invirtió más de R$ 200 millones durante la pandemia en procesos internos, productos, soluciones innovadoras: “Nuestro plan era apostar por la innovación e invertir en nuevos productos para prepararnos para el momento de la recuperación con una empresa más ágil y competitiva ” .

Bellini dijo que la empresa apostó por una transformación cultural que traería más transparencia y aceleraría la digitalización para hacer más ágiles y positivos los procesos y decisiones: “Tenemos sugerencias de mejoras de los empleados en todos los niveles de la organización”.

Durante la pandemia, también se ajustó la capacidad productiva de las fábricas y se cerraron dos unidades, una en Caxias do Sul y otra en Rio de Janeiro, RJ. Las tres plantas mantenidas, dos en Caxias y una en São Mateus, ES, fueron “optimizadas y modernizadas con posibilidad de más que duplicar la producción del año pasado y agregar nuevos productos”, aseguró Bellini.

La empresa inauguró recientemente una nueva división, Marcopolo Rail, para diversificar los negocios y aprovechar la sinergia existente en los productos del mercado. Suministrará transportes de personas articulados, un medio de transporte sobre rieles con propulsión neumática fabricado en Caxias, para el monorriel del aeropuerto de Guarulhos.

Artículos Relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Redes Sociales

130,447FansMe gusta
19,510SeguidoresSeguir
7,050SeguidoresSeguir

Últimas Noticias

spot_img
error: Contenido Protegido