Colombia: El primer bus eléctrico de Transmilenio registró niveles de confiabilidad del 93%

Colombia: El primer bus eléctrico de Transmilenio registró niveles de confiabilidad del 93%

Se cumplió un año de la entrada en operación del primer bus eléctrico al sistema, que presentó algunas fallas en el sistema mecánico durante la primera etapa del piloto. Las fallas se arreglaron, y el bus obtuvo indicadores muy por encima de los buses diésel que actualmente ruedan por el sistema.

En unos días se reanudará el proceso licitatorio con el que Transmilenio (TM) busca renovar su flota de articulados de las fases I y II, correspondientes a las troncales de la Autopista Norte, la calle 80, la Avenida Caracas, la NQS (carrera 30), la Avenida de las Américas y la Avenida Suba. Serán 1.383 nuevos buses los que llegarán, y reemplazarán a 1.161 vehículos que excedieron su vida útil. Una de las controversias que llevó a suspender por un mes la licitación fueron los reparos formulados por entes de control, concejales y ambientalistas que aseguran que faltan estímulos al uso de tecnologías limpias.

Al respecto, en reiteradas ocasiones el alcalde Enrique Peñalosa explicó que no era posible traer una flota 100 % de buses eléctricos o a gas debido a falta de pruebas operativas, posibles aumentos en la tarifa y las inversiones para consolidar las estaciones de suministros de energía. Por eso, de acuerdo con las condiciones que estaban estipuladas en el proceso licitatorio, en el mejor de los escenarios llegarían máximo 456 buses eléctricos o a gas (33 % de los 1.383).

Para despejar las dudas del Distrito se presentaron los resultados del piloto operativo del primer bus eléctrico que llegó a Bogotá, y que desde hace un año rueda por todas las troncales del sistema. Esta semana, el articulado que pertenece a la empresa BYD cumplió 65.000 kilómetros recorridos desde que iniciaron las pruebas en la troncal de la Av. Suba, en junio del año pasado. De acuerdo con el informe de resultados, el primer bus 100% eléctrico de TM tiene varias mejoras respecto a los articulados que actualmente operan en el sistema.

La primera de esas mejoras es la variable de costo por kilómetro por consumo energético, que está un 43 % por debajo de los buses a combustible diésel. Asimismo, el costo por kilómetro por mantenimiento es menor en un 83 % frente al reportado por los buses actuales del sistema. Además, el primer bus eléctrico que tiene una plataforma de piso alto (la que adapta el bus a la altura de las estaciones de Transmilenio), tiene una confiabilidad que se midió teniendo en cuenta el número de varadas o fallas que interrumpieron la prestación del servicio. Este valor fue de 0,14, un resultado inferior al 0,2 que reportan los buses diésel.

Eso respecto a la parte operativa. En el tema ambiental, el piloto del articulado eléctrico también obtuvo resultados favorables. Se calcula que la operación del articulado eléctrico durante este primer año evitó la emisión de 112 toneladas de CO2 a la atmósfera, lo que equivale a sembrar unos 5.000 árboles.

Detalles técnicos del articulado 100 % eléctrico:

– Capacidad: 160 Pasajeros.

 Tiempo de Carga: Rápida 2.5 horas.

– Regeneración de carga de sus baterías a través del frenado y desaceleración.

 Velocidad máxima, regulado a: 70 km/h.

– Potencia máxima: 360 kW (180 kW ×2) 492 caballos de fuerza.

– Capacidad energética de baterías: 450 kWh / 600 amperios/hora.

– Baterías Hierro Fosfato, amigables con el medio ambiente.

 

Según el CEO para Colombia de la empresa china, Juan Luis Mesa, estos resultados facultan a la empresa para operar una flota de buses 100 % eléctricos para Bogotá y cualquier ciudad del país. “Este proceso de la tecnología en el plan piloto ha sido bastante importante para identificar, corregir y ajustar todos los imprevistos que se presentaron con la unidad durante este tiempo. La experiencia adquirida nos ha llevado a alcanzar los estándares operativos necesarios para asegurar la prestación del servicio de forma eficiente y con las ya consabidas ventajas de la movilidad eléctrica”.

Los imprevistos a los que hace referencia Mesa y que, asegura, ya se solucionaron, se presentaron durante la primera etapa del piloto, que fue entre junio y diciembre de 2017. En esa primera etapa, según BYD, el bus tuvo algunas fallas en el sistema mecánico, pero que no corresponden a lo particular de la tecnología eléctrica sino a las especificaciones del bus. Tras identificar esas fallas, se realizaron modificaciones en diseño y características para la nueva versión del articulado, que hoy opera en el sistema Metroplús de Medellín. En la segunda etapa, entre enero y agosto, la operación del bus registró niveles de confiabilidad del 93 %, lo que para la empresa indica que cumple con los requerimientos técnicos del sistema.

El concepto de IDEA Ingeniería, empresa que realizó los estudios del bus, indica que en efecto el articulado eléctrico reduce los índices de material particulado, óxido de carbono y óxido de nitrógeno, en comparación con los buses a diésel. “Lo más relevante del estudio es el elevado rendimiento energético, la alta confiabilidad del tren motriz que tuvo una sola falla durante nuestro seguimiento, que no afecta la operación del Sistema como tal; es una tecnología que funciona adecuadamente dentro del Sistema masivo de TM y puede funcionar en cualquier otro sistema de transporte en el país”.

El articulado eléctrico tiene capacidad para 160 pasajeros, tiene un tiempo de carga de dos horas y media y una velocidad máxima de 70 km/h. Además, BYD asegura que las baterías del bus están hechas con hierro y fosfato, lo que las hace más amigables con el medio ambiente.

 

Fuente:

El Espectador

Con información de la Universidad de la Salle

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido