Verano en la Ciudad: cuáles son las líneas de colectivos con aire acondicionado… y cuáles no tienen ni un micro climatizado

Verano en la Ciudad: cuáles son las líneas de colectivos con aire acondicionado… y cuáles no tienen ni un micro climatizado

Hay 16 con refrigeración en todas sus unidades y 7 que no la ofrecen en ninguna.

Por el área metropolitana circulan 9.675 colectivos de 137 líneas. Pero aunque todas cobran lo mismo el viaje, los viajes no son lo mismo en todas, sobre todo cuando el calor agobia. Hay 16 que tienen aire acondicionado en todas sus unidades, pero otras 7 lo tienen en ninguna. En las otras 114 líneas hay micros climatizados, en mayor o menor proporción, aunque aún no cuentan con ese servicio en toda su flota.

En 2024 todos los colectivos urbanos de Jurisdicción Nacional tendrán aire acondicionado

Según la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), el 52,5%, de los colectivos que unen Capital con el conurbano con los números del 1 al 200, o sea 5.078 unidades, ya cuentan con el equipo de climatización. Sin embargo, todavía faltan siete años para que el aire llegue al 100% de la flota.

Por supuesto, hay una enorme disparidad entre las líneas. Hay 16 cuyos colectivos son un refugio durante el verano: todos sus micros tienen aire. Son las líneas 20 (Retiro-Esteban Echeverría), 41 (Plaza Martín Fierro-Munro), 68 (Puente Saavedra-Plaza Miserere), 101 (Retiro-Ingeniero Budge), 117 (Ingeniero Budge-Estación Rivadavia), 130 (La Boca-Boulogne), 132 (Cementerio de Flores-Retiro), 133 (Villa Martelli-Constitución), 136 (Primera Junta-Navarro), 140 (Correo Central-Boulogne Sur Mer), 153 (Liniers-Libertad), 161 (Liniers-Palermo), 163 (Primera Junta-San Miguel), 174 (Liniers-Morón), 184 (Villa Adelina-Chacarita) y 188 (Palermo-Ingeniero Budge).

En el otro extremo, hay 7 líneas en las que es imposible escapar del calor. Son las siguientes: 22 (Retiro-Quilmes), 49 (Primera Junta-Isidro Casanova), 74 (Correo Central-Burzaco), 112 (Lanús-Villa Urquiza), 123 (Chacarita-El Palomar), 154 (Constitución-Lanús) y 185 (Villa Lugano-Isidro Casanova).

En el resto de las líneas, van incorporando el aire gradualmente. En algunas están próximas a completar la flota y, en otras, la mayoría de las unidades no están climatizadas.

Esa disparidad tiene una explicación legal. En 2013, el entonces Ministerio de Interior y Transporte dictó la Resolución N° 843, por la cual estableció que a partir del año siguiente no se podía sumar a la flota ningún colectivo que careciera de aire acondicionado. Así, desde 2014 todas las unidades nuevas ya están equipadas. El tema es que la normativa también establece que los vehículos recién tienen que salir de servicio cuando cumplen diez años de uso, y a su vez en algunos casos especiales se pueden dar prórrogas de otros tres años. Por eso, la fecha límite, según confirmaron en el Ministerio de Transporte de la Nación, es 2026.

Sólo un cuarto de la flota de la línea 67 tiene aire acondicionado.

Claro que esta renovación depende en parte de la velocidad que tengan las mismas empresas para actualizar su flota. De ahí que es muy probable que muchas más líneas lleguen al 100% de sus unidades con aire antes de ese plazo. De hecho, en el último año hubo un salto importante, porque a fines de 2017 los coches con aire eran el 45% de la flota.

La diferencia a la hora de viajar se nota mucho, especialmente porque el colectivo es el medio de transporte más utilizado, con 11 millones de viajes diarios. El subte, donde también avanza la instalación de vagones climatizados, va por el 60% de su flota, también con una alta disparidad entre sus líneas.

En el caso de los trenes metropolitanos, la diferencia es notoria entre aquellos cuyo material rodante fue renovado (especialmente con coches de origen chino) y los ramales, como el Belgrano Norte, que siguen con los mismos vagones que hace décadas.

Para los pasajeros, que el colectivo tenga o no aire es clave. De hecho, muchos esperan que llegue un vehículo equipado antes que subir al primero en arribar. Otros, cuando pueden, hasta prefieren tomar otra línea que haga un recorrido similar y les garantice viajar sin calor.

La instalación del sistema de refrigeración en los colectivos tiene antecedentes polémicos. En 2011, la línea 140, del Grupo Plaza, había aumentado unilateralmente los pasajes entre un 8% y un 12%. Como todavía no existía la Resolución N° 843, la empresa había tomado una normativa anterior, de los 80, que permitía cobrar tarifas mayores si los vehículos sumaban calidad y tecnología, como si fueran servicios diferenciales. Pero esa medida duró poco, porque la CNRT ordenó anularla.

La demanda de colectivos con aire es mayor ahora porque el precio del boleto viene creciendo sustancialmente, y entonces la gente reclama más calidad. Tal como anunció el Gobierno nacional, la semana pasada la tarifa mínima saltó de $ 13 a $ 15, pasará a $ 16,50 en febrero y a $ 18 en marzo. Para el segundo tramo, que va de los 3 a los 6 kilómetros y en general es la más usada, el valor pasó de $ 14,25 a $ 16,50; se irá el mes que viene a $ 18 y llegará en marzo a $ 20.

 

Fuente:

Clarín

Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido