Villa Epecuén y la historia de los colectivos que llegaban al pueblo antes de la inundación de 1985

0

Villa Epecuén es el nombre de un pueblo turístico argentino en ruinas, ubicado en el partido de Adolfo Alsina, provincia de Buenos Aires.

Situada a 7,3 km de la ciudad de Carhué, fue fundada en 1921 a orillas del lago del mismo nombre, y llegó a tener cerca de 1.500 habitantes, siendo visitada por un promedio de 25 mil turistas durante el verano.

En el collage siguiente se aprecia un colectivo de línea (Mercedes Benz 312- carrozado por El Indio en 1964 de la empresa Rapetti Hnos. / Línea 1 comunal, partido de Carhué, circulando en por el centro de Epecuén.

El 10 de noviembre de 1985 una inundación provocada por una crecida del lago sumergió al pueblo completamente bajo el agua, obligando que se evacuara casi toda su población. Posteriormente en los últimos años el agua comenzó a retirarse, dejando a la vista las ruinas de la ciudad, que se han convertido por sí mismas en un atractivo turístico.

Una vista aérea deja ver como el lago avanzó con la ciudad y al retirarse, por la cantidad de sal que posee el agua, dejó en ruinas las construcciones.

La repentina destrucción de la ciudad, junto con sus ruinas, despertaron el interés de periodistas, antropólogos, fotógrafos y deportistas.​ Después de todo, Villa Epecuén no estaba totalmente deshabitada, ya que Pablo Novak, un vecino cuya familia estaba firmemente ligada a la ciudad mediante distintos emprendimientos, se negó a abandonarla y permaneció ahí como el único habitante.

Luego de esta breve introducción, Doni San Román, periodista de Carhué que también es coleccionista de fotografías antiguas y conduce una radio en esa ciudad nos contactó para enviarnos algunas imágenes del transporte de colectivos que funcionó entre Epecuén y Carhué a lo largo de la historia.

Según nos contó, las unidades transportaban a los viajeros a las termas, hoteles y la playa desde el año 1922 hasta 1985, cuando sucedió la inundación de la ciudad.

Las primeras unidades en la década del ’20 eran vehículos adaptados para transportar la mayor cantidad de pasajeros por caminos difíciles.

Luego evolucionaron con modelos que crecieron en tamaño mientras que ya eran carrozados por firmas que se dedicaban a la fabricación de ese tipo de estructuras.

Un antiguo Oldsmobile de 1938, carrozado por La Favorita que circuló en la Línea 33 porteña. Terminó sus días trabajando entre las localidades de Epecuén y Carhué donde se le colocó ruedas traseras duales para transitar los caminos difíciles.
El Oldsmobile de 1938, carrozado por La Favorita que circuló en la Línea 33 porteña

Las típicas fotografías de los dueños de los colectivos junto a sus familias y las unidades, un recuerdo familiar de época.

Carhue es en la actualidad una ciudad de 12 mil habitantes. Alrededor de 1920 comenzó a desarrollarse la industria turística en torno a las aguas del Lago Epecuén, una salina húmeda de reconocidos efectos sobre la salud.

La industria hotelera en los primeros tiempos se estableció en Carhué y se vió obligada a sumar transporte para llevar a los turistas hasta la zona costera y a los establecimientos termales y hoteleros.

Así se desarrolló una serie de servicios de colectivos, casi todos de tamaño pequeño y de uso exclusivo para los turistas alojados en cada establecimiento.

Un ómnibus que perteneció a la Río de la Plata carrozado por Gnecco en los años 40 pero con su trompa reformada  de Chevrolet ’57 realizando un servicio en la zona. Adelante, un antiguo Oldsmobile de 1938, carrozado por La Favorita que circuló en la Línea 33 porteña y terminó sus días trabajando entre las localidades de Epecuén y Carhué.

El recorrido entre ambos pueblos llegó a tener hasta una línea de colectivos que los unía. Se llamaba Empresa Rapetti y llevaba el N°1 en su cartelera.

Mercedes Benz LO-312 carrozado por El Indio en 1964 que perteneció a la empresa Rapetti Hnos. bajo el número de Línea 1 comunal. Unía Epecuén con Carhué.

Los boletos de la empresa indicaban los puntos del recorrido de la empresa, el valor y la cantidad expendidos.

La empresa Rapetti también tuvo modelos Bedford dentro de su flota. El servicio que prestaba llegó a su fin luego de la inundación de Epecuén.

Con la llegada de más cantidad de turistas, se comenzaron a establecer servicios de micros para uso público, de mayor porte y con frecuencias horarias hasta el año 1985 que sucedió la inundación del pueblo.

Se llegó a inaugurar una Terminal de ómnibus donde llegaban empresas como Chevallier, Liniers, Zorsal, Pampa y Ñandú del Sur

Previo a ser confitería, fue el lugar donde se construyó la primera terminal de ómnibus que tuvo Epecuén.
Terminal de ömnibus de Epecuén

El Zorzal ofrecía servicios durante toda la semana

Estas fotografías muestran la evolución a través de los años de este servicio que para un pueblo pequeño del interior provincial fue significativo.

 

Agradecemos a Doni San Román por el material y la información aportada ¡Muchas gracias!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here