España: Irizar recibe un pedido de 68 autobuses eléctricos de la ciudad de Zaragoza

0

La cuota de mercado de los coches eléctricos ha ido creciendo de forma exponencial en los últimos tiempos. A pesar de que hace apenas una década eran una rareza, en poco tiempo la movilidad eléctrica se ha ido extendiendo a todo tipo de medios transporte, entre ellos el público.

Son muchas las ciudades que ya cuentan con una gran flota de transporte público eléctrico. Este es el caso de Zaragoza. La capital aragonesa ha llegado a un acuerdo con la compañía guipuzcoana Irizar para la fabricación de 68 autobuses eléctricos con el objetivo de renovar su flota.

El modelo, conocido como ie tram, ha sido el elegido por la ciudad para cambiar de manera significativa su gama de autobuses, cifrada en más de 460 unidades, de las cuales de momento solo 4 ejemplares son modelos cero emisiones, aunque también cuenta con 111 unidades equipadas con mecánicas híbridas.

Los vehículos, que está previsto que se incorporen durante el último semestre de 2022, se producirán en versiones desde los 12 metros hasta los 18, con una capacidad máxima de 145 pasajeros.

Pero antes de su puesta en marcha en 2022, el ayuntamiento de Zaragoza lo pondrá a prueba, el cual estará disponible en la ciudad a lo largo de las próximas tres semanas y prestará servicio en la línea 23, la cual tiene capacidad de operación con autobuses dobles.

Por el momento ya está prevista la instalación de 75 cargadores, 37 de ellos para los buses de 12 metros y 38 de mayor potencia que podrán ser usados también por los de 18 metros, cuya batería es de mayor capacidad. Las cargas se realizarán mediante pantógrafos invertidos. Además, se dispondrá de un cargador adicional ultra rápido de 300 kW para poder cubrir situaciones imprevistas.

El director general de Avanza, Valentín Alonso, comentó durante el acto de presentación: “Es el mayor proyecto de electromovilidad que ha habido en España hasta la fecha. Es uno de los más ambiciosos a nivel europeo. Implementar a la vez 70 autobuses eléctricos, que es casi el 25% de la flota. No es solo sustituir vehículos diésel por vehículos de propulsión eléctrica, sino que es un proyecto de ingeniería de grandísimo calado que nadie hasta la fecha ha tenido la capacidad ni el coraje de abordar”.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, también se pronunció en este sentido, destacando que “la capital aragonesa ha pasado de ser la última gran ciudad en incorporar autobuses eléctrico a su flota a ser la ciudad de España de referencia en la transformación de la movilidad urbana”.

El alcalde de la capital aragonesa también informó sobre el precio de cada uno de los vehículos. Los autobuses de 18 metros tienen un coste de unos 750.000 euros, es decir, 215.000 euros más que uno diésel, y los de 12 metros, 500.000 euros, 125.000 euros más que los tradicionales.

Por otro lado, añadió que su coste operativo es menor, y que cuentan con un menor consumo de energía neta. La sustitución de cada autobús diésel por uno eléctrico supondrá un ahorro de 1.700 toneladas de dióxido de carbono emitidas a lo largo de su vida útil. Se calcula que, cuando toda la flota sea sustituida por vehículos eléctricos, Zaragoza ahorrará más de 621.000 toneladas de emisiones contaminantes.

El proyecto está coordinado por el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia dentro del Plan UE de Nueva Generación, que se espera que reciba financiación europea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here