Higer Bus ensamblaría buses eléctricos en Brasil y analiza otros mercados latinoamericanos

0

La firma china tiene como mercado central Brasil por las posibilidades de inversión y de rápida aceptación, sin embargo no descarta realizar alianzas para desembarcar en más países.

Higer Bus una de las más grandes de China con una capacidad de producción de 35 mil unidades al año con todas las tecnologías: diésel, gas, eléctricos a batería e hidrógeno.

Una de las principales alianzas vigentes es con Scania para fabricar carrocería exclusiva que les permite producir 10 mil unidades anuales.

La nueva línea Azure, diseñada con soporte técnico de Scania, es 100% eléctrica y la apuesta que están trayendo a Latinoamérica concentrándose en Brasil. Además, esa misma carrocería se está implementando para buses impulsados por hidrógeno.

Actualmente la firma china cuenta con modelos eléctricos que van hasta los 18 metros y con desarrollos en la nación latinoamericana de biarticulados de 23 metros y padrones de 15 metros con doble eje trasero.

“Estamos un poco atrasados en Latinoamérica, nuestra fuerza de introducción hoy en día es Brasil que tiene una capacidad de absorción muy rápida y buenas perspectivas para los próximos años”, analiza Marcelo Barella, South America Director de la firma china.

La idea es participar del plan de renovación de flota de la ciudad de Sao Pablo que hacia 2034 estima un recambio de 1200 buses por año.

No obstante, no descarta participar de proyectos en otros países como Argentina, Chile, Colombia, México y Perú, aunque dependerá de alianzas con proveedores de energía como Enel o Engie que son los principales inversores.

En esa línea, la empresa, que cuenta con más de 50 mil buses eléctricos producidos, firmó el compromiso con ZEBRA para acelerar la transición a la movilidad eléctrica en la región.

En tanto, menciona a Portal Movilidad: “Para el caso de Transmilenio, hablamos mucho con empresas, pero el problema en Sudamérica no es el tipo ni qué marca, es la financiación. Sin un grupo inversor que acompañe a los fabricantes es muy difícil entrar a los mercados”.

“Las alianzas tienen que durar entre 10 y 15 años, no es entregar buses y listo. Los operadores deben tener unidades que satisfagan sus necesidades, principalmente la autonomía y la capacidad de movilizar grandes cantidades de personas con la garantía del mantenimiento”, agrega.

Considerando que Brasil es un país que promueve la industria nacional y uno de los líderes a nivel internacional en el sector automotriz, Barella sostiene que en los próximos años las carroceras montarán sus propios carros eléctricos.  Por eso Higer Bus trabaja en el desarrollo de tecnología de ultracapacitores con pantógrafos.

Estas unidades pueden estar en las calles por 24 horas dado que conectando dos minutos se consigue 30 kilómetros de autonomía en promedio que dependerá del uso del aire acondicionado y el terreno en que circule.

En este sentido, explica: “Utilizaremos esa puerta para entrar, también con la creencia que la fabricación en el país reduce los costos de logística. Estamos abiertos a alianzas con carroceras, aunque hay un gran problema de performance”.

“Los buses eléctricos ensamblados en chasis chino rinden más porque no hay otras empresas que se dediquen al desarrollo específico para unidades eléctricas, hacen adaptaciones de los que fueron creados para diésel”, continúa.

Asimismo, la normativa en Brasil marca la tendencia de importación de unidades desarmadas a ser ensambladas en el país. Esto se debe a que los automóviles eléctricos que entran desmontados pagan 0% de tasa de importación y los que están listos para la venta un 35%. Lo que se espera que es replicarlo en otros segmentos como buses y camiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here