spot_img
spot_img

Rosario: Por las altas temperaturas, dejaron de funcionar las baterías de los trolebuses rusos

Por el intenso calor, no funcionan las baterías que les da autonomía a 12 coches que fueron comprados a una empresa rusa; no los pueden arreglar porque esa compañía quebró.

El intenso calor generó problemas en esta ciudad. Una línea de trolebuses –son 12 ómnibus eléctricos– quedó fuera de servicio porque las baterías de los coches no soportan las altas temperaturas. La otra particularidad, es que fueron comprados en 2017 a la empresa rusa Trolza, a una firma que quebró, por lo que no hay repuestos ni servicio técnico que pueda solucionar las fallas. Este lunes el municipio rosarino informó que la línea Q será reemplazada hasta que bajen las altas temperaturas.

Entre los usuarios empezaron a aparecer quejas, que también se trasladaban a las redes sociales, porque los colectivos eléctricos se empezaban a descomponer durante las últimas semanas. Una de las causas, según informó ahora el municipio de Rosario, era el intenso calor. Las baterías que poseen los electrobuses no están preparadas para este clima. Fueron fabricadas en Rusia. La intendencia informó este lunes que decidió dar de baja el servicio de estos 12 coches y reemplazarlos por otras líneas.

Los 12 “troles” fueron comprados durante la gestión de la intendenta socialista Mónica Fein a la empresa rusa Trolza, por un monto de 4.100.000 dólares. Una delegación del municipio viajó en 2014 a Rusia para interiorizarse de la tecnología que se usaba para la fabricación de los electrobuses. Una de las ventajas, que en ese momento se observaron, era el sistema de marcha autónoma de hasta 20 kilómetros, que funcionaba con las baterías de iones de litio fabricadas en Rusia.

“Esto permite que el electrobús se mueva a lo largo de las calles sin el uso del tendido y permite también crear nuevas rutas”, enfatizaban en ese momento desde el municipio de Rosario. La empresa que los había adquirido era Semtur, que se había creado en 2002 en plena crisis, y que luego se transformó en Movi.

Las ventajas que había “vendido” la empresa rusa, que prometía instalarse en Córdoba y en el conurbano bonaerense, en su momento, terminó siendo un fiasco, a solo cinco años de ser adquiridos por el municipio rosarino.

Desgaste

“En las últimas semanas, el servicio se vio interrumpido prácticamente a diario, imposibilitando darle una previsibilidad a los vecinos a la hora de planificar sus viajes. Las dificultades en su circulación se deben a que tras un desgaste de cinco años de uso, las baterías no resisten las altas temperaturas y tardan varias horas en recuperarse. Los inconvenientes se presentan cuando lo hacen con autonomía (por fuera de las catenarias) y debe realizar largas distancias”, informaron en un comunicado desde la Intendencia.

Además, surgió otro inconveniente: la firma rusa quebró. Es decir, las baterías que fallan no pueden arreglarse. “El servicio de mantenimiento y posventa que tenía que hacer Trolza, no lo puede hacer porque esta empresa ya no existe”, confirmó el titular del Ente de la Movilidad, Rogelio Biazzi.

“No podemos adquirir repuestos e insumos para reparar las baterías. La empresa estatal Movi, que es la que tiene estos coches, intentó por todos los medios volver a poner en funcionamiento estas baterías y no lo logró porque la empresa no existe más y no hay repuestos”, apuntó el funcionario.

De acuerdo a lo que advirtió titular del Ente de la Movilidad para que los colectivos eléctricos vuelvan a funcionar habrá que esperar a que llegue el invierno. “Las baterías funcionan muy bien en un rango térmico de temperaturas no tan altas. Pero cuando hace calor como en este verano, no funcionan. Depende entonces de la climatología para que funcionen”, aclaró.

La salida de servicio de los trolebuses rusos generó fuertes críticas desde la oposición. El concejal Carlos Cardozo, vicepresidente del Ente de la Movilidad, planteó cinco años después las dudas sobre la conveniencia de comprar coches eléctricos a Rusia. “En 2017 llegaron las primeras unidades de la línea Q, que tienen este sistema de baterías. Las preguntas que tenemos están relacionadas a los primeros informes técnicos sobre estos coches, queremos saber por qué no se buscó otra alternativa y cómo ocurre esto al sexto año de funcionamiento”, planteó Cardozo, de Juntos por el Cambio. El funcionario también quiere que el municipio confirme si efectivamente la empresa rusa quebró, algo que después admitieron desde el ente estatal.

 

Fuente:

La Nación

MOVI Rosario

Artículos Relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Redes Sociales

130,447FansMe gusta
19,510SeguidoresSeguir
7,050SeguidoresSeguir

Últimas Noticias

spot_img
error: Contenido Protegido