El caso Érica Borda: Logró que empresas de colectivos deban contratar a más mujeres

El caso Érica Borda: Logró que empresas de colectivos deban contratar a más mujeres

La justicia dictaminó que tres líneas la discriminaron. Impulsa un registro de choferes para controlarlas.

Después de diez años como colectivera de la línea 140, en 2010, Érica Borda sufrió un accidente cuando salía de trabajar. Pasó casi seis meses de licencia y, cuando se recuperó, la despidieron. Ninguna otra empresa de colectivos quiso contratarla de nuevo. Para Érica, las excusas eran muchas pero el motivo, uno solo: ser mujer. Así inició una lucha que la llevó a denunciar en la Justicia que estaba sufriendo discriminación machista. Tras ocho años, un fallo a su favor marcó un antes y un después.

Nuevo registro de mujeres aspirantes a choferes de colectivo: las empresas deberán tener un 30% de conductoras

“Cuando me despidieron yo sabía que no iba a conseguir trabajo porque era evidente que no querían tomar a una mujer. Pero así y todo yo dije ‘voy a ir igual, me voy a presentar a todas las convocatorias’. Empecé a golpear las puertas, pero cuando veían que era para mí, me decían que no”, cuenta Érica, vecina de Villa Bosch y madre de cuatro hijos.

Rosario: “Hay mujeres que quieren manejar colectivos pero no las toman”

Gracias a su insitencia, un juez dictaminó a fines del año pasado que tres empresas (que ella había demandado) están obligadas a que el 30% de sus nuevos contratos sean para mujeres cada vez que incorporen personal. Además, para evitar que argumenten que no reciben postulantes femeninas, se creó un registro: el Listado de Mujeres Aspirantes a Choferes de Colectivo, que el 5 de febrero se presentó en el Ministerio de Producción y Trabajo.

Empresas de colectivos deberán contratar mujeres hasta alcanzar el cupo del 30%

El caso de Érica tuvo una gran repercusión, no sólo en su barrio sino a nivel nacional. Su lucha sirvió para inspirar a muchas mujeres a que siguieran sus pasos.

«Hay muchas chicas del interior que me dicen que en sus provincias les pasa lo mismo, en diferentes rubros, y que quieren intentar como yo. Lo importante es que se cumpla la ley, porque la ley existe, no la inventé yo. Lo que nosotras pedimos mediante un recurso de amparo es que se aplique y se haga extensivo también a otros rubros», detalla.

Cuando no podía conseguir trabajo como chofer, Érica no se quedó de brazos cruzados. Mientras avanzaba con su reclamo judicial, estudió enfermería, profesión a la que se dedica actualmente. Pero nunca abandonó su lucha.

Mujeres colectiveras: “mis compañeros se dieron cuenta de que soy mejor manejando”

Primero mandó cartas al Ministerio de Trabajo y al director de la UTA. Luego al INADI, pero no tuvo respuestas. “Después de pasar por la desesperación y la necesidad, sentí bronca y disgusto. Primero intenté caminos como conciliaciones, para no tener que ir directamente a juicio”, dice. “Como nadie podía ayudarme, empecé a juntar pruebas y testigos de lo que me había pasado. Iba grabando a las empresas cuando me decían que no tomaban mujeres. Eso me sirvió para presentarlo a la justicia”, agrega.

Tras la ola de rechazos, Érica llegó a las puertas de la Defensoría General de la Nación, donde por fin logró que la escucharan. «La defensora general de la Nación, Stella Maris Martínez, decidió otorgarnos patrocinio jurídico y crear un equipo de trabajo para tratar la denuncia», explica Érica.

Finalmente, en marzo de 2018, la Justicia Laboral porteña falló a favor del petitorio. Sin embargo, los términos que se plantearon no fueron los esperados por Érica, que decidió apelar. “Yo fui a la primera reunión con la justicia con tres compañeras que habían trabajado conmigo, a quienes tampoco querían tomar por ser mujeres. En noviembre salió la apelación favorable y se volvió algo más firme”, explica Érica.

“La resolución dice claramente que la exigencia de empezar a contratar mujeres es para las tres empresas que yo demandé, pero que el registro queda a disposición de todas. Así, otras líneas que tengan mente más abierta y quieran apoyar el fallo y lograr el cambio pueden participar”, dice. “Todavía estamos esperando la respuesta a un par de apelaciones que hicimos, como por ejemplo que se fije algún ente que se encargue de regular que todo esto se cumpla. Lo otro que le pedimos al juez es que trate de extender el fallo a todas las empresas, para que todas estén obligadas a cumplir”, se ilusiona.

 

Fuente:

Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido